Diario Sur

Detienen a un prófugo buscado por el secuestro de un menor en Lituania

  • El hombre de 33 años fue arrestado por la Policía Local acusado de falsedad en documento público y delito contra la seguridad vial

Un hombre de nacionalidad lituana reclamado por las autoridades judiciales de su país por delitos de secuestro, detención ilegal y toma de rehenes ha sido apresado en Marbella por la Policía Local. Los agentes detuvieron al hombre de 33 años por un presunto delito de falsedad en documento público y contra la seguridad vial, descubriéndose, posteriormente, su historial criminal.

La detención tuvo lugar este pasado miércoles, en torno a las 10.35 horas, en la rotonda la Orquídea de Nueva Andalucía. Agentes del Grupo de Respuesta Inmediata 1 de San Pedro dieron el alto a un turismo con matrícula francesa tras observar que el conductor realizaba una conducción anómala al percatarse de la presencia policial.

Al solicitarle la documentación, el conductor presentó un permiso de conducir de Moldavia, observando los agentes indicios de falsedad, por lo que le requirieron otro documento para su identificación. El hombre enseñó un pasaporte de Moldavia en el que los policías volvieron a observar indicios de falsedad. Los agentes procedieron a su detención por un presunto delito de falsedad en documento público y delito contra la seguridad vial, según concreta la Policía Local, que corrigió una nota del Cuerpo Nacional de Policía que atribuía el arresto a miembros de este Cuerpo.

El detenido fue trasladado a la Jefatura de la Policía Local de Marbella para realizar las diligencias oportunas.

Tras tomársele las huella y verificar su auténtica identidad, la Policía Nacional pudo constatar que sobre el detenido pesaba una Orden Europea de Detención y Entrega.

Según la Fiscalía de la Región de Plunge (Lituania) y como consta en la requisitoria, el fugitivo fue acusado en el año 2011 por las autoridades lituanas de participar en el secuestro de un menor de 13 años al que después de introducirlo en el interior de un vehículo y vendarle los ojos, lo trasladaron a una casa deshabitada, lo ataron a una viga y solicitaron un rescate.

10 años de condena

Según informó la Policía Nacional, durante el tiempo que mantuvieron secuestrado al menor le causaron múltiples contusiones, fracturas y hasta sufrió congelación de parte de las extremidades debido a las bajas temperaturas a las que lo expusieron. El prófugo tiene pendiente el cumplimiento de una condena en su país de diez años de prisión como pena máxima.

Además, esta persona en el tiempo que ha estado residiendo en Málaga ha sido arrestada en dos ocasiones, una en el año 2002 por robo con violencia e intimidación y en el año 2012 por detención ilegal. El detenido ha sido puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional.