Diario Sur

Piden un arqueólogo que vele por el patrimonio, desprotegido desde la anulación del PGOU

Vista aérea general de Marbella (archivo).. :
Vista aérea general de Marbella (archivo).. : / Josele-Lanza -
  • Cilniana alerta de que existen numerosos restos situados fuera del casco antiguo y no declarados bienes de interés cultural que están en peligro

La asociación Cilniana, una institución veterana en la lucha por la conservación del patrimonio histórico en la parte más occidental de la provincia, alerta de que existe una espada de Damocles que pende sobre un número muy importante de vestigios en toda Marbella, al quedar sin efecto el Catálogo de Patrimonio Urbano y Arqueológico anexo al PGOU de 2010 que anuló el Tribunal Supremo en octubre del año pasado.

Ante la gravedad de los hechos, el colectivo ha realizado formalmente, en el Registro de Entrada del Ayuntamiento, una petición para que se cree con urgencia la plaza de arqueólogo municipal y el servicio correspondiente que vele por la gestión del patrimonio urbano. Se trata de un departamento con el que cuentan otros municipios cercanos de parecida trayectoria histórica y menor presupuesto municipal como Estepona, Ronda o Antequera.

En la actualidad, el Ayuntamiento de Marbella acata la normativa que dispone la presencia obligada de un arqueólogo contratado para inspeccionar y examinar las obras de cimentación de las fincas en el casco antiguo y bienes de interés cultural, pero Cilniana asegura que esta contratación a tiempo parcial no es suficiente porque se están dejado a su suerte otros restos históricos repartidos por todo el municipio, algunos en manos de particulares que ahora podrían destruirlos.

Los vestigios a los que se refiere Cilniana son zonas naturales y arqueológicas, edificios singulares y de interés ambiental, infraestructuras de ingenierías, inmuebles de arquitectura turístico-hotelera, hitos arqueológicos y construcciones de carácter histórico. «Este patrimonio incluido en el catálogo que quedó también anulado junto al PGOU de 2010 está ahora desprotegido, a merced de su destrucción », explica a SUR el presidente de Cilniana, Francisco de Asís, quien subraya la importancia de que se cree la plaza de arqueólogo municipal. «Desde que se aprueba la creación de un servicio, en este caso, de Arqueología, hasta su optimización, transcurre algún tiempo; demasiado quizás. De ahí que consideremos urgente que el Ayuntamiento tome la decisión lo más rápido que le sea posible», apunta.

El documento presentado en el Consistorio se refiere de forma expresa a la desprotección que ha supuesto para el patrimonio visible la anulación del PGOU de 2010 y su catálogo anexo, y subraya que tanto la riqueza de los vestigios conocidos como la presumible importancia de lo que todavía está oculto en el subsuelo se erige, por sí mismo, en un argumento de primer orden para sustentar la reclamación.

Cilniana desgrana en el escrito además las ventajas de contar con un arqueólogo municipal. Entre los puntos a favor destaca el control permanente que ejercería sobre los restos localizados o sobre las zonas protegidas, así como la garantía de que los restos materiales serán documentados e incorporados al caudal histórico del municipio.

Por último, la solicitud se hace eco de una cascada normativa, comenzando por la Constitución, «que estipula la obligatoriedad y la colaboración activa de los ayuntamientos en la promoción, protección, ampliación y conservación de los bienes integrantes del patrimonio histórico andaluz que radiquen en su término municipal».

Otras medidas

La creación de la plaza de arqueólogo municipal es una reivindicación histórica desde el nacimiento de Cilniana en la 'era GIL', aunque ahora ha tomado nuevo impulso ante la actual situación urbanística. Pero la contratación de esta figura en la plantilla municipal no es la única reclamación del colectivo, que en septiembre pasado presentó alegaciones a la Revisión-Adaptación del Plan General de Ordenación Urbanística de Marbella de 1986, que vuelve a estar vigente tras la anulación del PGOU de 2010. En estas alegaciones solicitaba que se incorporara a dicha Revisión-Adaptación el catálogo anexo del Plan General anulado.