Diario Sur

La moción de censura prospera y Mario Jiménez se convierte en nuevo alcalde de Manilva

El nuevo alcalde de Manilva, Mario Jiménez, con el bastón de mando tras el debate de la moción.
El nuevo alcalde de Manilva, Mario Jiménez, con el bastón de mando tras el debate de la moción. / L.P.
  • El número dos de Compromiso releva al socialista Diego Jiménez tras pactar con IU y recibir el apoyo en la votación del PP y la ASM

Las mociones de censura en Manilva no son algo extraño en las legislaturas de ese ayuntamiento. Hasta ayer ya se habían realizado cinco, y la Corporación se reunió para debatir una propuesta firmada por IU y Compromiso Manilva para quitar del cargo de alcalde al socialista Diego Jiménez. La votación salió favorable con los votos suficientes, por lo que el candidato a primer edil propuesto por los dos grupos que lideraron esta iniciativa, el número dos de las listas de Compromiso, Mario Jiménez, se convirtió ayer en el nuevo regidor de la localidad.

El apoyo a esta moción de censura fue unánime entre los grupos de la oposición. Pese a que el documento presentado a finales de octubre en el que se pedía la destitución del socialista sólo estaba firmado por los concejales de IU y Compromiso, que ya formaban la mayoría suficiente para desbancar a Diego Jiménez, tanto el PP como la ASM votaron a favor del cambio en el equipo de gobierno.

Al igual que el último mes, periodo en el que se confirmó la crisis, el debate entre el alcalde saliente y entrante se calentó a la hora de explicar los motivos de la moción. Mario Jiménez aseguró que esta decisión «no es un capricho, es una necesidad. Aquí no hay tránsfugas, sino unos concejales que han querido cambiar el destino del municipio».

De esta manera, el candidato a alcalde hacía referencia al apoyo de IU -hasta hace un mes socio de gobierno del PSOE- al grupo formado por los ediles que habían formado Compromiso en 2015 tras abandonar las filas de este partido en 2013. Su salida fue provocada por la expulsión de la exregidora Antonia Muñoz tras su implicación en el 'Caso Manilva'.

Mario Jiménez explicó que los motivos por los que decidieron emprender la búsqueda de un gobierno alternativo al del PSOE nacieron porque notaban que el municipio había retrocedido en el último año, que habían abandonado la limpieza de las calles, que no podían permitir la privatización de servicios, y que en cuestión de infraestructuras sólo habían avanzado en lo que ya estaba proyectado del anterior mandato.

Por su parte, Diego Jiménez respondió poniendo sobre la mesa todos los archivadores con los expedientes de proyectos ya iniciados o acabados. «Las propuestas de IU y Compromiso se basan en no hacer, en estudiar y en continuar. Eso demuestra que el único objetivo que tenían era alcanzar la alcaldía y el poder. Este es un pueblo maravilloso, pero lo peor que tiene son sus políticos», afirmó el alcalde saliente.

El socialista intentó convencer al resto de concejales para que votaran en contra de la moción basando sus argumentos en las obras realizadas y en la labor económica de los últimos meses. Jiménez se refirió a que en el último año se había reducido la deuda del Ayuntamiento en un 14,3 por ciento y aseguró que en ocho años «podría tener el Consistorio totalmente saneado».

Comienzo de la crisis

Finalmente, el socialista no pudo convencer a ninguno de los concejales y puso fin a un mandato de 17 meses que empezó a desmoronarse hace algo más de treinta días. Los roces entre el PSOE e IU en los últimos meses ya empezaban a ser más que regulares. La situación estalló cuando los socios de gobierno de Jiménez conocieron la intención del líder del PSOE de privatizar los servicios de Deportes y Limpieza. Desde entonces, el rumor de una moción de censura fue creciendo en el municipio.

El detonante de la crisis fue el pleno ordinario celebrado el mes pasado. Allí, Compromiso Manilva llevó una moción para rebajar el tipo impositivo del IBI, algo a lo que el PSOE se negaba en rotundo. En cambio, IU apoyó parcialmente esta propuesta, y obligó a los socialistas a aprobar este punto. Semanas después, el alcalde saliente cesó de sus cargos a los concejales de IU.

En las semanas posteriores, las negociaciones entre partidos fueron calentándose, hasta el punto de que se filtraron varios audios de la asamblea de Compromiso Manilva en la que se aprobó el apoyo a IU. En esos cortes se oía a Mario Jiménez afirmar que Antonia Muñoz había actuado como intermediaria en los encuentros entre IU y Compromiso, y que desde hace un año, habían hecho una oposición dura incluyendo la tirada de panfletos en contra equipo de gobierno «sin que nadie supiera de dónde venían».

Temas