Diario Sur

Siete años de cárcel por transportar 365 kilos de resina de cannabis en un barco hasta Marbella

Vista general del puerto de Cabopino, en Marbella.
Vista general del puerto de Cabopino, en Marbella. / Josele-Lanza -
  • El valor de la sustancia intervenida, que viajó desde Marruecos hasta el puerto de Cabopino, alcanza los 680.000 euros

La Audiencia de Málaga ha condenado a una pena de siete años y medio de prisión a un hombre por transportar desde Marruecos 365 kilos de resina de cannabis, que fue intervenida junto a otras sustancias en un barco de recreo atracado en un puerto de Marbella, que era de su propiedad. Se absuelve a una mujer, que le acompañaba durante el trayecto, al no constar que participara en los hechos.

El caso se remonta al mes de septiembre del año 2014. Agentes de la Guardia Civil intervinieron dicha sustancia dentro de la embarcación que estaba atracada en el puerto deportivo de Cabopino, según señala la sentencia a la que tuvo acceso Europa Press. Además de la resina de cannabis, en el barco se encontraron otras sustancias, como 19,6 gramos de MDMA y 47 pastillas de una sustancia conocida como 2C-B.

El Tribunal concluye que el acusado transportó el hachís desde las costas de Marruecos y pensaba «entregarlo a personas desconocidas que lo descargarían en las costas malagueñas para su posterior distribución entre terceras personas»; mientras que el resto de las sustancias «también las poseía el procesado para su posterior distribución», desconociéndose dónde las adquirió.

El valor de la resina de hachís asciende a 680.000 euros, dice la resolución, mientras que el de las otras sustancias es de 380 euros el MDMA y 286 euros el del 2C-B. Por estos hechos, el acusado ha sido condenado por dos delitos contra la salud pública, imponiéndose en total siete años y medio de prisión y el pago de más de dos millones de euros de multa.

Delitos probados

La Sala señala que resulta probado que la conducta del acusado integra el delito por el que se le acusaba, por un lado, por haber realizado el transporte desde Marruecos hasta Marbella en una embarcación de su propiedad de unos 365 kilos de resina de cannabis; y, por otro, por la posesión de las otras sustancias encontradas en la embarcación durante la operación llevada a cabo por la Guardia Civil. Además, se añade que la embarcación era «apta para realizar con mayor facilidad el transporte de sustancias».

Respecto a la mujer identificada, que mantenía una relación esporádica con el acusado y realizó el viaje, el Tribunal la absuelve ya que declaró que no supo que se cargó la droga durante el viaje, y no hay pruebas de que participara en dicha actividad, apuntando el escrito además que aunque hubiese sabido que la sustancia estaba en el barco, «ese simple conocimiento no la convierte sin más en cómplice».