Diario Sur

Marbella cancela un ciclo sobre psicoanálisis por el supuesto "riesgo coercitivo" de sus promotores

Cartel con el que se anunciaba la celebración del ciclos de charlas y coloquio
Cartel con el que se anunciaba la celebración del ciclos de charlas y coloquio / SUR
  • La organizadora, psicoanalista de la asociación Grupo Cero, denuncia el caso, mientras el Consistorio se apoya en un escrito de Derechos Sociales que cuestiona la actividad del colectivo

«No me dan una explicación de las razones que han llevado a la cancelación del ciclo de charlas, de las que ya se había celebrado una con gran éxito de asistencia, dedicada a la interpretación de los sueños. Me han avisado de repente. Quiero que alguien me aclare por qué se me ha vetado, cuando además no cobro nada por estas conferencias». Laura López, psicoanalista de la asociación Grupo Cero, ponía ayer de manifestado su malestar después de la llamada que un día antes recibía del Ayuntamiento comunicándole la cancelación del ciclo de charlas titulado ‘La salud es una construcción’, cuatro encuentros, de entrada gratuita, con fechas cerradas hasta enero.

El pasado martes el Consistorio comunicaba públicamente la cancelación de las charlas que quedan, para las que se cedió como escenario el Centro Cultural Cortijo Miraflores, edificio municipal. La decisión se adopta tras emitirse, después de la celebración de la primera de las conferencias, un informe elaborado por el psicólogo del Organismo Autónomo Local Marbella Solidaria (dependiente de la delegación municipal de Derechos Sociales), José Miguel Cuevas, en el que se advierte de que la entidad a la que pertenece la psicoanalista, Grupo Cero, puede considerarse como un «grupo de alto riesgo coercitivo, dedicado de forma privada a tratamientos psicoanalíticos y otras prácticas sanitarias». "No podemos arriesgarnos a exponer a un presunto daño psicosocial a la población marbellí cuando justamente, en esta misma población, hemos atendido a víctimas (malagueñas y no malagueñas) que directamente apuntan a la práctica de técnicas poco éticas, que generan dependencia hacia ese grupo.

Además, no se trata de una cuestión puntual en Marbella, puesto que también existen alertas muy serias respecto a su actividad en otras provincias españolas, tal como han apuntado distintos profesionales de la Asociación Iberoamericana de Investigación de Abuso Psicológico, o incluso la misma Red de Prevención Sectaria, describiendo una presunta mala praxis o el presunto desarrollo de prácticas coercitivas en la actuación de Grupo Cero". "Por otro lado, la sección psicoanalítica de la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapéutas) no reconoce a este grupo, entre otros motivos porque consideran que en realidad no desarrollan un verdadero tratamiento psicoanalítico".

El informe se apoya, además, en los testimonios recogidos por distintos afectados, que denuncian una presunta dependencia generada en el seno de las terapias. Testimonios en esta misma línea han llegado a las principales redes especialistas en grupos sectarios de España, como la Asociación Iberoamericana para la Investigación del Abuso Psicológico (Aiiap), a la que pertenecen los psicólogos José Miguel Cuevas (doctor en Psicología Social, profesor de la UMA y experto en sectas) y Miguel Pelardo. En estas consultas se han puesto de manifiesto alertas sobre este grupo relacionadas con presuntas malas praxis de sus profesionales, excesivo culto al «padre fundador» e inspiración del grupo, Menassa, como por otras quejas relacionadas con la supuesta dependencia que generan en los pacientes.

«No se cuestiona a la persona»

«Aquí no se está cuestionando la profesionalidad de la persona que iba a impartir estas charlas, sino la actividad que desarrolla el colectivo al que pertenece», explica la delegada municipal de Derechos Sociales, Victoria Morales, al ser consultada por el caso. «Tras tener lugar la primera de las charlas es el psicólogo de Marbella Solidaria el que se pone en contacto conmigo y me pasa un dossier informativo sobre Grupo Cero y su líder, Oscar Menassa. En ese momento, y por el contenido de ese documento, es por lo que se elabora un informe que se remite a Cultura, delegación que organizó las charlas», asegura.

La responsable de este departamento, Gema Midón, defiende que la decisión de la anulación del ciclo de conferencias sobre psicoanálisis se adopta una vez que se recibe el informe de Derechos Sociales en el que se desaconseja, por las críticas públicas existentes, no colaborar con este colectivo. «Me tengo que atener a ese informe», asegura. Midón reconoce que se cedió el espacio cultural para la celebración del ciclo de conferencias, si bien reconoce que se «erró al no trasladar a Derechos Sociales la propuesta para la celebración de las conferencias dado que el contenido de las mismas correspondía más a esa delegación y no a Cultura», indica.

La psicoanalista Laura López denunció ayer el caso en redes sociales y mediante contacto directo con los medios de comunicación defendiendo el cariz «cultural» de su ciclo de conferencias. «La cultura es un derecho que todos tenemos y forma parte de mi hacer como profesional. El psicoanálisis viene a subvertir la realidad, a transformar la ideología imperante, la doble moral. En los tiempos de la dictadura fueron muy perseguidos y quemados sus libros. Parece que ahora a los profesionales psicoanalistas que nos dedicamos a la expansión de la cultura y de la salud, también se nos veta», indica la afectada en un comunicado.