Diario Sur

Puerta de entrada a las clases de infantil. :: sur
Puerta de entrada a las clases de infantil. :: sur

El colegio San Pedrose queda sin sus dos conserjes al causar bajas por jubilación y enfermedad

  • El Ayuntamiento garantiza que las vacantes se cubrirán a partir del lunes tras el malestar de los padres por la falta de control en un centro con viviendas habitadas

El colegio público San Pedro ha terminado la semana sin ninguno de los dos conserjes que tenía asignados. A pesar de los esfuerzos de la dirección y la jefatura de estudios para paliar este contratiempo asumiendo labores impropias, la situación ha causado un profundo malestar en el AMPA de este centro de infantil y primaria por la falta de control expreso en los accesos durante las últimas 48 horas. Hay que tener en cuenta que las antiguas viviendas de profesores que existen en el CEIP San Pedro siguen ocupadas por personas ajenas al ámbito escolar, una situación que ha venido derivando en las quejas y hasta en manifestaciones de protesta protagonizadas por padres de alumnos; de ahí, que la preocupación de los padres se vea agravada por la ausencia de personal.

El centro, donde están escolarizados 700 menores, ha sumado nuevas anomalías desde que en junio se jubilara uno de sus dos conserjes. A pesar de que la dirección comunicó al Ayuntamiento con antelación que quedaba vacante el puesto, el nuevo curso arrancó el mes pasado con una sola persona en conserjería, que, además, debido a problemas físicos ha venido desempeñando con limitaciones las tareas propias del oficio, entre ellas el control de los accesos, pero no otras funciones pesadas como el desplazamiento de mobiliario o colgar pizarras, funciones que ha ejecutado personal del Consistorio. La situación se ha mantenido hasta que este mismo jueves este segundo y único conserje que quedaba presentó un parte de baja por hospitalización.

Actividades extraescolares

«Ocupamos dos entradas de alumnos, en las cuales se disponen el director y el jefe de estudios, mientras que pueden y no se ocupan en otros menesteres, no creo que sea una solución adecuada», expone uno de los padres, preocupado por los problemas que pueden derivarse de esta situación: «Un secuestro, algún trapicheo de drogas, algún animal abandonado... Los padres dejamos a nuestros hijos en la puerta de entrada y nos marchamos. ¿Qué pasa si el menor no llega a entrar en el aula y se da la vuelta?¿Y si hubiera alguien con malas intenciones que se colara en ausencia del personal responsable? No quiero dramatizar, quiero que nos escuche como padres», afirma.

A última hora de la mañana de ayer el Ayuntamiento garantizaba a la dirección del colegio que dos personas cubrirán las vacantes a partir del lunes. Una noticia que se ha acogido con satisfacción por la comunidad educativa del CEIP, ya que en ausencia de los conserjes tampoco pueden desarrollarse las actividades extraescolares.