Diario Sur

40 años creando jardines desde Marbella

Acto de celebración de los 40 años de Riversa. :: josele
Acto de celebración de los 40 años de Riversa. :: josele / - LANZA
  • Riversa celebró ayer sus cuatro décadas de existencia como uno de los instaladores de jardines de referencia de la Península Ibérica

Mientras que en 1976 el golf empezaba a hacerse un hueco en la información deportiva con los triunfos de un joven Severiano Ballesteros, en Marbella nació Riversa, una empresa dedicada a la instalación de jardines, que 40 años después sigue impulsando en gran medida la creación de campos por toda la Península Ibérica. En el momento que vio la luz esta empresa sólo había trece infraestructuras para practicar este deporte. A día de hoy hay más de trescientas, «y no hay ninguna que no tenga al menos uno de nuestros productos», explicó ayer el presidente, Julián Lara.

El lazo que une a esta empresa con el golf se formó rápido, y es que en poco tiempo Marbella se convirtió en eje del crecimiento de este deporte por la costa mediterránea. Esta circunstancia no le fue ajena a Riversa, quien a pesar de trabajar en todo tipo de jardines, tomó el golf como uno de sus puntos fuertes para darse a conocer a nivel nacional.

Durante las cuatro décadas de vida de la empresa, que celebró ayer su aniversario, los productos en los que se especializan han llegado a todos los rincones de España e incluso Portugal. Dos años después de su arranque, según recordó Lara, el grupo marbellí firmó un acuerdo de exclusividad para la importación de material de la sociedad estadounidense Toro, con las que pudo abrirse paso por toda la geografía nacional.

El crecimiento de la mercantil, que fue en paralelo al de la industria del golf en España, también se ligó a otros convenios con empresas potentes en el mundo de la jardinería. Al acuerdo con Toro se sumaron otras como Club Car, que trabaja con buggies para campos de golf; Avant, que comercializa minicargadores, o Greenmech, que lo hace con trituradoras de residuos forestales, entre otras.

Otras sedes

El número de acuerdos y de clientes que se empezaron a crear por toda España provocó que la sede central, ubicada en Marbella, lograra abrir sucursales en otras zonas como Madrid, Cataluña, Murcia, Canarias y Portugal. Y pese a que la crisis pasó factura con unas bajada de ventas de casi el 40 por ciento en el sector del golf, los niveles habituales comienzan a restablecerse en los últimos años.

Por su parte, en el acto celebrado ayer, el responsable del área comercial de maquinaria de jardinería, Sandro Lara, explicó que las claves en el futuro de la empresa eran apostar por valores personales de los trabajadores, como «la atención al cliente, la confianza mutual, la innovación y el servicio postventa».