Diario Sur

Luz verde para la conversión en chatarra de un centenar de vehículos abandonados

Dos vehículos abandonados situados en Las Albarizas. :: sur
Dos vehículos abandonados situados en Las Albarizas. :: sur
  • Los coches y motos serán destruidos por un gestor autorizado, lo que permitirá liberar en parte el depósito y el aparcamiento de la Plaza del Mar donde se custodian las unidades

El Ayuntamiento de Marbella ha dado luz verde, a través de la Junta de Gobierno Local, a la adjudicación de un contrato para la enajenación de un centenar de vehículos que están en depósito, sin uso, y con destino a chatarra para su tratamiento como residuos sólidos urbanos. Coches y motos que durante años se han ido recogiendo de las calles por la empresa concesionaria de la grúa, que no han sido reclamados por sus propietarios pero tampoco se han ido desechando por parte de la Administración local. Ahora, tras avanzar con los respectivos expedientes y respetar los plazos legalmente establecidos para declarar estas unidades oficialmente abandonadas, el Ayuntamiento ha adjudicado a la empresa Grupo de Blas Recuperaciones S.L. el contrato para su conversión en chatarra por un importe de 8.086 euros.

Parte de las unidades incluidas en el lote proceden del depósito ubicado en los bajos del Estadio Municipal. Otra importante cantidad, del aparcamiento de Plaza del Mar, donde el Ayuntamiento posee unas 300 plazas en propiedad y adonde fueron trasladados muchos de los coches que durante años han estado ocupando las aceras aledañas al estadio. La conversión en chatarra de estos cien vehículos permitirá ganar espacio para que se pueda continuar con la retirada de las calles de otras unidades abandonadas o mal aparcadas. De todas formas, al mismo tiempo que se impulsa este procedimiento, desde la Delegación de Hacienda se están buscando también alternativas para poder retirar los vehículos que permanecen en la vía pública y almacenarlos en alguna parcela durante el tiempo necesario (tres meses) para poderlos declarar chatarra.

El portavoz del equipo de gobierno, Javier Porcuna, explicó que se trata del primer procedimiento de este tipo que realiza el Ejecutivo de José Bernal, que se encontró con los expedientes de achatarramiento paralizados. «A nuestra llegada al Ayuntamiento nos encontramos con una situación que respondía a la dejadez del anterior gobierno local que no había iniciado los expedientes correspondientes, ocasionando una acumulación de vehículos en la vía pública al sobrepasarse el espacio existente en el depósito de vehículos de los bajos del Estadio y tras utilizarse asimismo otras plazas, también de titularidad municipal, en el edificio Plaza del Mar», subrayó el portavoz.

Ordenanza

El actual equipo de gobierno comenzó hace meses a tramitar expedientes para convertir en residuos sólidos urbanos los vehículos deteriorados, tal y como contempla la ordenanza municipal de retirada de vehículos que se puso en marcha en octubre de 2013.

Según esta normativa cuando un vehículo lleva más de un mes en la calle, la empresa concesionaria de la grúa tiene la obligación de abrir un expediente y notificarlo al Ayuntamiento de la ciudad para que haga un seguimiento del mismo, procediéndose a trasladarlo al depósito municipal.

Asimismo, la norma dispone que si el propietario o titular del vehículo no acude a retirarlo en el plazo de dos meses, se procede a darlo de baja para pasarlo a chatarra como residuo sólido si está muy deteriorado, mientras que si está en buen estado se procede a su tasación y subasta, después de haber obtenido los permisos judiciales pertinentes.