Diario Sur

Cientos de personas se echan a la calle para acompañar al patrón de San Pedro en un día brillante

fotogalería

El patrón, a su salida del templo. / Josele-Lanza -

  • Las previsiones de lluvia no se cumplieron y la hermandad del santo completó sin sobresaltos el recorrido procesional

Afortunadamente las previsiones que apuntaban lluvia fallaron. Brilló el sol y la Hermandad de San Pedro pudo completar con brillantez este mediodía el recorrido procesional por las calles del centro. Al filo de las dos y media de la tarde el Patrón hizo su entrada en el templo parroquial arropado por el calor de los ciudadanos, que sobrellevaron estoicamente las altas temperaturas registradas y que, según marcó el propio termómetro de la Plaza de la Iglesia, llegaron a los 29 grados.

El cortejo procesional enfiló las calles de San Pedro bajo un sol radiante, a diferencia del año pasado que llovió, tras el toque de campana del cardenal Carlos Amigo, que además fue el oficiante principal de la solemne misa previa en honor al santo, y que estuvo concelebrada, entre otros, por el arcipreste de Marbella, José López Solórzano.

Abrió la comitiva, tras el estandarte, el alcalde de Marbella, José Bernal, el nuevo párroco de San Pedro, Francisco Javier Sánchez, el hermano mayor de la hermandad, Miguel Ángel Mata, y el teniente de alcalde, Rafael Piña. Se da la circunstancia de que Mata, que lleva ligado a la hermandad desde hace décadas, estrena cargo este año, por lo que era su primera salida procesional como cabeza visible.

Representantes de todas las cofradías de Pasión y Gloria del término municipal participaron del día grande de San Pedro, en el ecuador de las fiestas patronales que se cierran este domingo. Diversos hermanos mayores, además del presidente de la Agrupación de Cofradías de Marbella, Salvador de la Peña, acompañaron el cortejo procesional, donde también este año pudieron verse concejales y miembros de distintos partidos políticos, algunos de ellos como espectadores y otros con papel protagonista dentro de la procesión.

Los lazos rosas que se encargaron de repartir las mujeres de la Asociación Española Contra el Cáncer, minutos antes de que saliera el estandarte del santo a la plaza, inundaron las solapas de los hombres y los mantones de las mujeres, que apostaron masivamente por el traje de faralaes en sus distintas versiones –también con falda corta–.

Cientos de personas se echaron un año más a las calles para acompañar al santo entre las animadas notas musicales que pusieron tanto la Banda de Cornetas, Tambores y Escuadra de Gastadores de San Pedro Alcántara como la Banda Municipal de Música que cerraba el cortejo.