Diario Sur

Anticorrupción recurre el permiso penitenciario de tres días de Juan Antonio Roca

Juan Antonio Roca (archivo).
Juan Antonio Roca (archivo). / EFE
  • El fiscal fundamenta su recurso en que el exasesor de Urbanismo de Marbella aún debe 53 millones de las responsabilidades civiles en las dos ejecutorias que se siguen en la Audiencia Nacional

La Fiscalía Anticorrupción ha presentado hoy un recurso contra la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional que concede permiso de tres días al exasesor urbanístico del Ayuntamiento de Marbella Juan Antonio Roca, condenado como cerebro de la operación Malaya.

La Fiscalía fundamenta su recurso en el impago de las responsabilidades civiles en las dos ejecutorias que se siguen en la Audiencia Nacional, y que ascienden a 61 millones de euros, de los que únicamente ha pagado 8 millones.

A juicio de la Fiscalía, esto significa que el riesgo de quebrantamiento debe representarse como real, dado que el tiempo que le resta de cumplimiento de condena hasta alcanzar los 20 años es de 9.

Juan Antonio Roca está pendiente de disfrutar de su primer permiso penitenciario de tres días de duración, que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional le concedió tras el visto bueno de la junta de tratamiento de la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), en la que Roca cumple condena.

La dirección de la prisión justificó su propuesta de permiso -a la que se opuso el fiscal- en la evolución "muy positiva" del interno y en la necesidad de dar este tipo de pasos como preparación de la vida en libertad.

Juan Antonio Roca ingresó en prisión el 29 de marzo de 2006 y desde entonces no se le ha concedido ni un solo permiso, a pesar de que -como señalaba el auto- ha solicitado 18 y que en 2013 la junta de tratamiento de la prisión propuso que se le concediera.

Roca tiene pendiente más de un centenar de procedimientos y está cumpliendo condena firme por los casos Saqueo 1, Minutas, Belmonsa, Urquía y Malaya.

El pasado mes de mayo, el tribunal que condenó a Roca decidió la acumulación de las penas del reo para un cumplimiento máximo de veinte años, con lo que ya habría cumplido más de la mitad de la condena, y, por tanto, satisface los requisitos para el disfrute de beneficios penitenciarios.

Además, el juez tuvo en cuenta la "correcta" conducta del preso, que no ha motivado ninguna incidencia negativa, "más bien lo contrario", pues tiene "un excelente comportamiento y una actitud positiva, respetuosa y de plena consideración tanto respecto al resto de los internos como hacia los trabajadores del centro".

"Es un penado sociable, participativo y tranquilo, independiente y con buenas actitudes hacia el trabajo", exponía el informe del educador de la prisión.

También tuvo en cuenta el juzgado que Roca ha iniciado el pago de las responsabilidades civiles y ofrecido garantías de continuar su cumplimiento y que ha asumido su actividad delictiva y pedido perdón por ello.

Sin embargo, rechazó su pretensión de ampliar el número de días del permiso al estimar que no resulta procedente.