Diario Sur

Un fondo británico invierte 25 millones en cinco villas de lujo

Ignacio Sierra, Mark Johnson, Christopher Penna y Steve Brok.
Ignacio Sierra, Mark Johnson, Christopher Penna y Steve Brok. / Josele-Lanza -
  • Las viviendas estarán terminadas en unos 20 meses y saldrán a la venta a una media de siete millones de euros cada una

Los promotores la consideran una inversión sobre seguro por el crecimiento económico que está experimentando España y la fortaleza de Marbella como destino. El fondo británico Pacific Investments, con sede en Londres, impulsa la construcción en la ciudad de un complejo de villas de lujo en el que invertirá 25 millones de euros. Se trata de una iniciativa dirigida a compradores del nivel adquisitivo más alto, ya que el proyecto prevé sólo cinco viviendas que se comercializarán en precios de alrededor de siete millones de euros por unidad.

El complejo, presentado ayer en el Marbella Club por el director de Pacific Investments, Mark Johnson, y el responsable de Penna Properties Partmers, afincada en Marbella, Christopher Penna, ha sido diseñado por el estudio de arquitectura Sierra-Torras, autor del hotel Finca Cortesín.

Las villas, que comenzarán a construirse tan pronto como el Ayuntamiento conceda la licencia de obras –un trámite que se completará en pocas semanas, según aseguraron–, se levantarán en la zona conocida como Cascadas de Canoján, situada en la zona urbanizable más alta de Sierra Blanca. El plazo previsto para la ejecución de las obras, que se encargarán a constructoras locales, oscila entre los 18 y los 20 meses, por lo que se prevé que estén concluidas para 2018.

La singularidad del proyecto, denominado Fontana y que según sus impulsores no se dirige exclusivamente al mercado británico de alta gama sino también al escandinavo, centroeuropeo y árabe, es que cada una de las cinco villas responde a estilos arquitectónicos diferentes aunque mantendrán algunos elementos comunes. Todos se ubicarán en parcelas de en torno a 2.000 a 3.000 metros cuadrados cada una y contarán con unas superficies construidas de entre 1.000 y 1.500 metros cuadrados por unidad. Tendrán piscinas, cinco dormitorios, gimnasio, bodega y alojamientos para el personal de servicio. Todas tendrán vistas al mar y a la montaña.

Puestos de trabajo

El complejo dará lugar, según sus impulsores, a la creación de una microcomunidad que supondrá la creación de una docena de puestos de trabajo permanentes para los servicios de seguridad, mantenimiento, jardinería o limpieza. El complejo tendrá seguridad las 24 horas

La compra del suelo, según explicó Penna, tuvo lugar en 2014, por una cantidad que no quiso precisar, antes de que varias sentencias del Tribunal Supremo anularan el Plan General de Ordenación Urbana de 2010 y volviera a poner en vigor el de 1986. Sin embargo, como el proyecto encontraba acomodo en ambos documentos pudo seguir adelante.