Diario Sur

«No queremos que el Casco Antiguo sea guirilandia»

La arquitecta Carola Herrero, presidenta de la Asociación del Casco Antiguo y miembro del equipo técnico de Costa del Sol Sí Puede, advirtió ayer sobre la necesidad de evitar que la posibilidad de vivir en esa zona de la ciudad quede limitada a las personas extranjeras de gran poder adquisitivo y vedada para las familias jóvenes o monoparentales. «No queremos que el Casco Antiguo sea guirilandia», dijo.

Herrero hizo referencia a un fenómeno que, según explicó, «en Europa se está llamando la 'gentrificación', que consiste en que las clases más acomodadas es la única que puede entrar a adquirir las casas de los cascos antiguos». Esto, aseguró, se produce porque hay niveles de protección muy altos que impiden dividir viviendas de grandes dimensiones en unidades más pequeñas que podrían dar cabida a parejas jóvenes o familias monoparentales.

Esa posibilidad de dividir los inmuebles estaba vedada en el PGOU de 1986 y ahora con el cambio de la normas sí quedará contemplada.