Diario Sur

PSOE y Podemos exhiben su sintonía con 34 alegaciones conjuntas a las Normas Urbanísticas

Carola Herrero, Victoria Mendiola e Isabel Pérez. :: josele-lanza
Carola Herrero, Victoria Mendiola e Isabel Pérez. :: josele-lanza
  • Plantean entre otros asuntos nuevas exigencias a los suelos de uso hotelero y un plan director del arbolado

Los grupo municipales socialista y de Costa del Sol Sí Puede (CSSP) exhibieron ayer su sintonía con el anunció de la presentación de 34 alegaciones conjuntas a las normas urbanísticas, el documento que el área de Urbanismo prepara para dar un marco provisional a la ciudad hasta que el PGOU de 1986 se adapte a la LOUA. En una comparecencia conjunta, la delegada de Urbanismo, Isabel Pérez, y la concejala de CSSP, partido instrumental promovido por Podemos, Victoria Mendiola aseguraron que las propuestas suponen una mejora importante al documento aprobado de manera inicial. Con esta iniciativa, el equipo de gobierno municipal se asegura los dos votos de los ediles de Podemos, indispensables para sacar adelante las normas.

El documento fue aprobado inicialmente en el pleno municipal de julio y los concejales de Podemos reclamaron que se ampliara el plazo para presentar alegaciones, tras lo que realizaron un trabajo conjunto con la edil de Urbanismo. Las propuestas de modificaciones presentadas ayer son producto de un trabajo en conjunto, según explicó ayer Mendiola, y del consenso entre ambos grupos.

Plan de arbolado

Las alegaciones se centran en diferentes apartados. Por un lado, plantean un plan director del arbolado y un plan director de la bicicleta al tiempo que imponen la obligación de plantar árboles en nuevos trazados. Asimismo, se impone el establecimiento de redes de agua reciclada en sectores de nuevo desarrollo.

Otra de las alegaciones acordadas hace referencia a las limitaciones para la apertura de discotecas, salas de fiesta y salas de celebraciones, que podrán ponerse en marcha solamente en edificios exclusivos que en ningún caso podrán compartir su uso con el residencial salvo que exista una autorización expresa de los vecinos.

También en relación con este tipo de establecimientos se establece un máximo de suelo destinado a este fin compatible con el uso industrial de manera que nunca predomine el primero sobre el segundo. En ese sentido se fija la proporción de un cinco por ciento de la superficie ocupada por las parcelas del sector o polígono destinadas a uso industrial como máximo compatible con el uso de saldas de fiestas, discotecas o salón de celebraciones.

En las modificaciones acordadas también hay una referencia a los suelos de uso hotelero. En ese sentido una de las alegaciones planteada impone a los establecimientos que tengan que aumentar su edificabilidad una compensación económica al Ayuntamiento equivalente al exceso de aprovechamiento.