Diario Sur

Roca, al salir fugazmente de prisión en abril de 2008. :: reuters
Roca, al salir fugazmente de prisión en abril de 2008. :: reuters

Juan Antonio Roca obtiene su primer permiso penitenciario en diez años

  • Saldrá de prisión tres días tras con una autorización avalada con su «excelente» comportamiento, por haberse cumplido «en exceso» la mitad de la condena y haber iniciado el pago de responsabilidades

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional ha concedido el primer permiso penitenciario al principal condenado en el caso 'Malaya', Juan Antonio Roca, que lleva más de diez años en prisión. Se indica que ha cumplido «en exceso» la mitad de la condena, que tiene un «excelente» comportamiento, que ha iniciado el pago de las responsabilidades y que «ha asumido la actividad delictiva y pedido perdón especialmente a la ciudad de Marbella y sus ciudadanos». Este permiso ordinario de tres días se concede tras la propuesta por mayoría de la junta de tratamiento de la cárcel malagueña de Alhaurín de la Torre, donde cumple condena, realizada en junio de este año y pese a la oposición de la Fiscalía.

La Sala que ejecuta la sentencia del caso 'Malaya' acordó el pasado mes de mayo la acumulación de varias condenas firmes que ya tenía y la refundición de las penas impuestas, «fijando la pena máxima a cumplir» en 20 años de prisión, que es el máximo legal establecido.

Una refundición que el propio Tribunal de Málaga señalaba como un trámite «esencial» para poder acceder a beneficios penitenciarios, que no ha tenido hasta ahora. En el auto dictado este martes, se precisa que ha solicitado 18 permisos vía recursos y todos fueron denegados hasta que no se aclarase la situación de causas pendientes. Durante este tiempo solo ha disfrutado de una fugaz salida de ocho días, en abril de 2008, pero no ha disfrutado de un solo permiso penitenciario.

En la resolución del Juzgado central de Vigilancia Penitenciaria, a la que ha tenido acceso Europa Press, se hace referencia a esa acumulación y a ese límite máximo de 20 años fijado por la Audiencia de Málaga, que afecta incluso a las causas pendientes, respecto del que ya habría cumplido una cuarta parte en agosto de 2010 y superado la mitad en agosto de 2015.

Asimismo, se señala que la propuesta de la junta de tratamiento se basaba en la evolución «muy positiva» del interno y en que el permiso «es necesario como preparación de la vida en libertad». En este sentido, se califica la conducta de «correcta», precisando que «no sólo no ha producido incidencia negativa alguna» sino «más bien lo contrario, toda vez que participa y colabora». Mantiene «un excelente comportamiento y una actitud positiva, respetuosa y de plena consideración tanto respecto al resto de internos como hacia los trabajadores del centro». «Es un penado sociable, participativo y tranquilo, independiente y con buenas actitudes hacia el trabajo», según los informes del educador, a los que se hace referencia en el auto.

Exigencias legales

«Cabe concluir que se dan en exceso los requisitos objetivos para obtener un permiso de salida en atención al tiempo máximo de cumplimiento de condena en relación con la exigibilidad», señala la resolución, en la que se apunta que, por tanto, «ha superado las exigencias legales y la práctica habitual en la concesión» de los permisos.

El juez precisa que preocupa que no sólo se hayan cumplido las exigencias legales sino «también las expectativas que en estricto cumplimiento de la ley la ciudadanía espera de las resoluciones judiciales en respuesta a hechos delictivos como al que nos ocupa», de naturaleza económica, pero recuerda que la legislación no exige el pago de la responsabilidad civil para disfrutar de permisos.

No obstante, precisa que ya se ha iniciado el abono de dichas responsabilidades civiles y «no existe constancia» de que Roca «impidiere u obstaculizase» la efectividad del pago, apuntando que en un escrito al juzgado en septiembre el interno hace constar sus «muchas y constantes propuestas» para resarcir con su patrimonio.

El auto apunta que en dicho escrito, en primer lugar, dice asumir la responsabilidad penal. «Y estoy arrepentido de todos los hechos por los que he sido condenado», señala. También valora el juez la actitud que manifiesta el interno sobre Marbella, al decir que es «consciente de que por mi actitud se produjo un daño a la ciudad», tras lo que solicita disfrutar del permiso en la provincia de Murcia. Se compromete, además, a hacer un buen uso del permiso.

El juez añade que, además, la junta de tratamiento en agosto pasado, mientras se tramitaba este permiso, acordó conceder uno nuevo de seis días, pero rechaza la propuesta de la defensa de ampliar la salida a dicho periodo en este momento. El permiso se ejecutará una vez firme, tras lo que se tendrá que remitir el auto a la cárcel, donde se le notificará al propio Roca, quien hará una propuesta de los días concretos en los que quiere disfrutar este permiso. Deberá presentarse días alternos antes las Fuerzas de Seguridad.