Diario Sur

Fallece un niño de dos años tras caer por una barandilla rota en una calle de Marbella

Los vecinos colocaron ayer flores en el lugar del accidente.
Los vecinos colocaron ayer flores en el lugar del accidente. / Josele-Lanza -
  • El padre acababa de recogerlo de la guardería y el menor se precipitó desde unos tres metros por el espacio de un barrote que faltaba

Un niño de dos años ha fallecido tras sufrir un accidente en Marbella poco después de que su padre lo recogiera de la guardería el pasado viernes. El pequeño se precipitó al vacío desde una altura aproximada de tres metros a través de una barandilla a la que le faltaba un barrote en una plaza de la barriada de La Patera, una de las más populosas de la ciudad. El menor sufrió en el accidente un traumatismo craneoencefálico severo y aunque se mantuvo con vida durante tres días, falleció ayer poco después de las seis de la tarde en el Hospital Materno Infantil de Málaga, donde se encontraba ingresado.

Todo sucedió el pasado viernes poco después de la tres de la tarde en la citada barriada, donde el niño asistía a una guardería de la zona. A esa hora fue recogido por su padre, un policía local de Marbella, que había aparcado el coche a unos cien metros del centro infantil y en las inmediaciones del lugar donde se produciría el accidente.

Al parecer, al llegar a la calle Conde de Casal, donde la acera se ensancha hasta formar una pequeña plaza, el pequeño se separó de su padre y salió en dirección a la barandilla, con tan mala fortuna que se precipitó al vacío a través del pequeño espacio que dejaba el único barrote ausente de la estructura.

El menor se precipitó desde unos tres metros.

El menor se precipitó desde unos tres metros. / Josele-Lanza -

La barandilla da a una calle sin salida por la que se accede a los aparcamientos de un edificio y donde suelen aparcar vehículos. En el momento del accidente no había coches en el lugar, por lo que el niño cayó directamente sobre el suelo. Su cabeza golpeó contra el pavimento, por lo que sufrió el traumatismo que le acabaría causando la muerte.

Ayuda de un vecino

El padre consiguió parar el coche de un vecino, que lo trasladó de inmediato al Hospital Costa del Sol. Ante la gravedad de su estado, se decidió que fuera llevado en helicóptero al Hospital Materno Infantil de Málaga.

Fuentes sanitarias confirmaron ayer a este periódico que el pequeño permaneció ingresado desde entonces en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro hospitalario de Málaga y en estado muy grave y sin recuperar la conciencia hasta que ayer alrededor de las seis y media de la tarde se produjo su fallecimiento.

El suceso ha causado una gran conmoción en la barriada, donde ayer los vecinos colocaron flores en el lugar del accidente.