Diario Sur

El primer centro de Participación Ciudadana de Las Chapas abrirá el próximo lunes

Díaz y Fernández en el centro de Las Chapas.
Díaz y Fernández en el centro de Las Chapas. / Josele-Lanza -
  • Este espacio se ubica en un almacén que el Ayuntamiento poseía desde el año 2000 y al que desde entonces no se le había dado uso

Han sido varios años de peticiones vecinales para que Las Chapas contara con un centro de Participación Ciudadana en su núcleo urbano. El próximo lunes, estos residentes verán la apertura del mismo en un antiguo almacén que el Ayuntamiento tenía en propiedad desde el año 2000 y que hasta la fecha estaba sin ningún uso. Este local, ubicado en la calle Andasol, dispone de una superficie de 128 metros cuadrados y se encuentra dividido en dos zonas separadas por paneles móviles.

«Más de un centenar de personas podrán disfrutar de actividades y talleres a través de asociaciones vecinales en las horas que ya hay comprometidas, como es el caso de teatro infantil, robótica educativa, alemán infantil, escritura creativa, español, inglés y alemán para adultos, sevillanas, aeróbic y yoga para adultos y niños», explicó ayer el teniente de alcalde de Las Chapas, Miguel Díaz, quien visitó el centro junto a la concejala de Obras, Blanca Fernández.

Junto a las actividades programadas, Díaz avanzó que se reservarán los viernes para utilizar el local como espacio abierto. Según explicó el edil, esto se traduciría en la posibilidad de celebrar encuentros o reuniones tras la petición previa de los vecinos a la Tenencia de Alcaldía. A este respecto, el edil añadió que el nuevo espacio serviría para expandir los servicios que presta la Tenencia en otros puntos de esta zona y que hasta ahora se prestaban en Pueblo Platero.

Equipamiento

El centro dispone de un aula para dar clases o realizar reuniones con pizarra, mesas y sillas plegables y otra aula destinada a actividades artístico-culturales, como baile, guitarra y teatro. «Las aulas están separadas por puertas plegables con el fin de transformarla en una sola estancia diáfana», explicó Fernández, quien destacó que se habían centrado en dotar de accesibilidad a la totalidad del edificio, contando con dos aseos adaptados.

Fernández detalló que el local contaría con un espacio y un armario para guardar material, sillas y mesas. Además, explicó que para dotar de luminosidad a la estancia se optó por usar grandes ventanales en la fachada. El presupuesto por el que se licitó esta actuación fue de 101.616 euros.