Diario Sur

Un coche cargado de droga protagoniza una persecución por Manilva

  • El vehículo, que se dio a la fuga en un control de la Guardia Civil, colisionó con un turismo y su ocupante acabó huyendo a pie

La pasada noche del sábado, el municipio de Manilva vivió una persecución que bien se podría haber englobado en una película de acción de alto presupuesto. Un vehículo cargado con 600 kilos de hachís procedente de San Roque huyó de la Guardia Civil hasta que acabó en el municipio manilveño, en donde colisionó con otro turismo tras conducir en dirección contraria. Su piloto siguió su huida a pie tras este incidente y las autoridades aún están en su búsqueda.

Según el propio instituto armado, el suceso comenzó en un control que la Guardia Civil estaba realizando en la A-7 a la altura del termino municipal de San Roque, en Cádiz. Los agentes encargados de él solicitaron a un vehículo que parara en el arcén, una petición que el conductor ignoró y tras ello, emprendió su fuga.

El coche que escapó del control aumentó la velocidad y comenzó a utilizar una forma de conducir que la Guardia Civil tildó de «temeraria». Los agentes encargados del control al ver esta situación, abandonaron su localización y comenzaron su persecución.

Llegada a Manilva

La huida se prolongó durante los más de 20 kilómetros que separan San Roque y Manilva, momento en el que la A-7 se adentra en plena ciudad. A esa altura, el fugado se adentró en una calle en dirección contraria, en donde colisionó con un turismo en el que viajaban dos personas, poniendo así fin a la persecución.

El conductor prosiguió con su huida a pie entre las calles del municipio, dejando el lugar del siniestro lo más rápido que pudo. Los agentes de la Guardia Civil se quedaron para atender a las dos personas heridas, que tuvieron que ser trasladadas a un centro hospitalario en ambulancia. En el registro del vehículo responsable del accidente se encontraron 600 kilos de hachís distribuidos en veinte fardos.

La Guardia Civil mantiene abierta una investigación sobre el hecho en la que ya corroboró que el coche había sido robado en Suiza. Actualmente se busca al conductor fugado al que se le imputan delitos contra la salud pública, contra la seguridad y desobediencia a agentes de la autoridad.