Diario Sur

La UNED cierra en Marbella ante la falta de un convenio con el Ayuntamiento

Aula del Hospitalillo utilizada por la UNED.
Aula del Hospitalillo utilizada por la UNED. / Josele-Lanza -
  • El Hospitalillo, que se utilizaba como sede de la institución educativa en la ciudad, ya no cuenta con conexión a la red universitaria

Marbella ha dejado de contar con un aula universitaria de la UNED. El curso de la universidad a distancia ha comenzado esta semana en todo el país y por primera vez no existirá la posibilidad para los alumnos matriculados en la ciudad de disponer de un centro para examinarse y asistir a tutorías, servicios para los que los estudiantes tendrán que desplazarse a Málaga.

El pasado viernes el Ayuntamiento de Marbella votó en pleno una propuesta del equipo de gobierno para saltarse el reparo que el interventor había puesto para el pago de la cantidad correspondiente a los gastos del segundo semestre del curso anterior, por un total de 21.341 euros. La UNED está a la espera de cobrar esa cantidad, pero la resolución de la deuda que se mantenía por el curso pasado no desbloquea la situación del nuevo, para el que hubiese sido necesaria la firma de un convenio entre ambas instituciones que no se ha suscrito.

Los alumnos han comenzado a recibir cartas en las que se les explica que la decisión de no continuar con el aula de Marbella fue adoptada por la junta rectora del centro asociado de la UNED en Málaga el pasado junio porque no existía garantía expresa de que el curso 2016-2017 pudiera desarrollarse con normalidad. Esa situación, según fuentes de la institución educativa, no ha cambiado.

La carta, firmada por la directora de la UNED en Málaga, Concepción Travesedo, hace referencia a las dificultades vividas durante el curso anterior, en clara referencia a la falta de sintonía con el Ayuntamiento de Marbella, y que según la responsable de la UNED, «han dañado la imagen de esta institución universitaria, que es la primera universidad pública española y que tiene la obligación de preservar un prestigio que se ha visto innecesariamente dañado».

El escrito hace referencia a que de momento la institución municipal no ha resuelto aún el dilema legal que impide la permanencia de la UNED en la ciudad, ya que el pasado 9 de septiembre los responsables municipales comunicaron por carta que la única solución pasaba por la firma de un nuevo convenio. Al no haberse alcanzado un marco que garantice la viabilidad del curso, se ha decidido no seguir adelante. Ambas partes se sentaron en julio para explorar la posibilidad de alcanzar un acuerdo que de momento no ha cristalizado.

Fuentes de la UNED han asegurado que tampoco existe la posibilidad de que se realicen exámenes en Marbella, ya que los profesores que los controlan no son los del centro asociado de Málaga sino que se desplazan desde Madrid y los responsables de la institución educativa se niegan a solventar los gastos de desplazamiento y manutención si no existe un aula universitaria en funcionamiento en Marbella.

El pasado viernes el Ayuntamiento dio luz verde al pago de la cantidad adeudada por el semestre pasado, para lo que debió saltarse un reparo del interventor fundamentado en que la Ley de Estabilidad Presupuestaria impide a los ayuntamientos asumir competencias en materias que no le son propias, como la de Educación. El equipo de gobierno municipal decidió llevar al asunto al pleno a pesar de que la cantidad, prevista en un acuerdo anterior con la UNED, ya estaba presupuestada. Se hizo, según ha afirmado a este periódico el concejal de Educación, Rafael Piña, para que todos los concejales asumieran la responsabilidad de saltarse el reparo del interventor y que las eventuales consecuencias no recayeran solamente en el alcalde. Piña destacó que los ediles del PP se abstuvieron en ese punto, lo que en su opinión demuestra cuál es el compromiso de ese grupo político con la presencia de la UNEDen Marbella.

El concejal ha lamentado lo que en su opinión es una actitud desleal de los responsables de la UNED, ya que el equipo de gobierno municipal ha hecho todos los esfuerzos, según asegura, para que el aula siga adelante.

El convenio para que ello sea posible, sostiene, está a la espera de que el Ayuntamiento reciba dos certificaciones de otras administraciones que permitan rubricarlo: uno del Gobierno central de que no hay duplicidad de pagos, es decir, que no hay otra administración pagando por el mismo servicio, y otro de la Junta de Andalucía que garantice la sostenibilidad financiera del Ayuntamiento para hacerse cargo.

Piña aseguró que una vez que se cuente con esos documentos se firmará el convenio para que la UNED siga en la ciudad.

En todo caso, la posibilidad de que el aula universitaria vuelva a estar operativa durante este semestre es prácticamente nula. De hecho, el edificio del Hospitalillo, que ha funcionado como sede hasta ahora, ya no está conectado a la red telemática de la UNED.