Diario Sur

El Ayuntamiento liquida su deuda privada y pedirá al Gobierno el levantamiento del Plan de Ajuste

El alcalde José Bernal y el concejal de Hacienda, Manuel Osorio.
El alcalde José Bernal y el concejal de Hacienda, Manuel Osorio. / Josele-Lanza -
  • El Consistorio abonó el viernes los cerca de 19 millones de euros que restaban y libera así a las arcas municipales de una carga heredada de la etapa del GIL

El Ayuntamiento de Marbella ha quitado una pesada losa de sus arcas municipales liquidando la deuda privada que arrastraba el Consistorio por herencia de los desmanes de la 'era GIL'. Fue el pasado viernes cuando se efectuaban los pagos de los cerca de 19 millones de euros que aún restaban de deuda, fundamentalmente con los bancos, según confirmó a este periódico el concejal de Hacienda, Manuel Osorio. El Consistorio ha podido deshacerse de esta deuda gracias al remanente positivo de tesorería de las cuentas municipales del ejercicio de 2015 que ascendieron a 47 millones de euros. La ley marca que parte de ese remanente debe destinarse a liquidación de deuda.

Fue en abril de este año cuando el equipo de gobierno anunciaba su intención de eliminar la deuda con los bancos, lo que otorga un balón de oxígeno a las cuentas municipales que podrán ahorrar cerca de diez millones de euros en intereses, según han confirmado fuentes municipales.

Uno de los efectos inmediatos que tiene la liquidación de la deuda privada será la petición al Gobierno central del levantamiento del Plan de Ajuste que pesa sobre el Consistorio desde hace años. El asunto no es baladí. Ello permitiría al Ayuntamiento, entre otras cosas, afrontar para contrataciones de personal necesarias, como en los casos de los cuerpos de seguridad o emergencias, según las prioridades marcadas por el Gobierno municipal.

Fue en el año 2012 cuando se daba luz verde al Plan de Ajuste requerido por el Ministerio de Hacienda por el que Marbella recibió del Estado una inyección económica de 12,2 millones de euros destinados a ponerse al día en el abono de facturas pendientes a proveedores. El plan exigía una serie de sacrificios destinados a la contención del gasto: eliminación de sedes municipales, reducción del gasto energético y la congelación total de las contrataciones de personal y una reposición mínima de las jubilaciones.

Las arcas municipales arrastran todavía unos 330 millones de euros de deuda pública, tanto con Hacienda y la Seguridad Social como con la Junta de Andalucía por el anticipo reintegrable de 100 millones de euros concedido a la ciudad en tiempos de la Comisión Gestora. El equipo de gobierno del PP logró un acuerdo con el Ejecutivo central para la refinanciación de la deuda con el Estado. El tripartido logró lo mismo con la Junta de Andalucía cuando accedió al Gobierno municipal.

Los nuevos planes de pagos han venido permitiendo a la ciudad poder afrontar la deuda sin paralizar la actividad y sin acabar en la quiebra. Hace solo una semana, el alcalde de Marbella, José Bernal, destacaba en su intervención ante el comité Provincial de su partido reunido en la ciudad que ha logrado en su primer año de mandato amortizar 35,4 millones de euros de la deuda total que arrastraba el Consistorio. Respecto a la deuda privada, indicó, se ha rebajado de los 49,4 millones de euros iniciales a los 19 millones que se acaban de liquidar.