Diario Sur

El Ayuntamiento de Estepona afirma que ningún usuario dejó de recibir ayuda a domicilio

  • El PSOE denunció ayer que no se habían planificado bien las contrataciones tras el fin del servicio de varias auxiliares en agosto

Los usuarios del servicio de ayuda a domicilio no vieron mermadas sus atenciones durante este verano. Así lo afirmaron ayer desde el Ayuntamiento a raíz de la crítica del PSOE ante la falta de planificación a la hora de la contratación de personal tras la finalización del contrato de varias auxiliares que trabajan realizando estas visitas hasta el mes de agosto. Desde el Consistorio lamentaron que desde el PSOE «se mienta en una cuestión a la que presta especial atención el Ayuntamiento y que el PSOE desde el Gobierno de la Junta de Andalucía maltrata».

Además, desde esta institución exigieron al PSOE que reclamaran a sus compañeros de partido en la Junta «que no se tarde hasta un año en autorizar las ayudas de dependencia a los usuarios que lo solicitan, ya que algunos incluso fallecen esperando obtener la ayuda a domicilio o una plaza en alguna residencia o centro de día».

Estas mismas fuentes municipales aclararon que el Consistorio dispone de un servicio con el que se atiende con personal contratado por el Ayuntamiento los casos de urgencia o los que están a la espera de que la Junta de Andalucía les conceda esta ayuda.

Escrito

La respuesta municipal se produjo después de que desde la agrupación local del PSOE se anunciara que el grupo de auxiliares que no vieron renovados sus contratos habían presentado un escrito en la delegación provincial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Málaga denunciando la suspensión y reducción de las horas de ayuda a domicilio.

El pasado mes de marzo, el Ayuntamiento contrató a 16 auxiliares para reforzar este servicio. Con esas incorporaciones, se contaban con 44 auxiliares que atendían a los 114 usuarios registrados en las ayudas a domicilio.

Estas incorporaciones ayudaban en actividades básicas a los mayores que tienen dificultades para realizar sus tareas domésticas, salidas al exterior o cuidados e higiene. La duración de esos contratos eran de seis meses, y se mantenían con la cofinanciación con la que se costea el servicio, un millón de euros repartidos por el Ayuntamiento y la Junta.