Diario Sur

Marbella tendrá un máximo de 325 licencias de taxi hasta que supere los 143.000 habitantes

Taxi en la parada de El Calvario.
Taxi en la parada de El Calvario. / Josele-Lanza -
  • El Ayuntamiento concede su sexto permiso en un año, pero sólo podrá volver a hacerlo cuando la población crezca en un 2,5 por ciento

El Ayuntamiento de Marbella iniciará en breve la tramitación para conceder dos licencias nuevas de taxi, lo que elevará a seis el número de permisos otorgados desde la llegada del gobierno tripartito y situará en 325 el total que opera en el municipio. Estas dos nuevas licencias, según explicó ayer el concejal de Movilidad, Miguel Díaz, serán para taxis adaptados -vehículos preparados para prestar servicio a personas con capacidad reducida- con lo que Marbella pasará a contar con 17 taxis de estas características, uno más del mínimo al que está obligada.

Díaz explicó que se abrirá un concurso para la concesión de estas licencias, en el que tendrán prioridad los asalariados del sector que deseen contar con un permiso propio. La selección se hará por estricto orden de antigüedad.

Estas serán las dos últimas licencias que el Ayuntamiento podrá conceder en un tiempo, concretamente hasta que Marbella alcance los 143.000 habitantes. Actualmente el censo de población se sitúa aproximadamente en 139.500 personas.

Díaz se reunió recientemente con el sector del taxi para avanzar en la redacción de la nueva ordenanza que se adapte al reglamento autonómico de 2012. «Con el gobierno del Partido Popular esta cuestión quedó bloqueada y nuestro compromiso es adaptar la normativa municipal a la andaluza para conseguir importantes beneficios para el sector y la ciudadanía», explicó.

En concreto, se estudian vías de solución para dos cuestiones importantes para el sector como el coeficiente de otorgamiento de licencias «con una propuesta real y objetiva que lo coloca en el 2,27 por ciento, lo que permitirá otorgar permisos de una forma más ágil», según afirmó.

También se persigue la concesión de licencias para vehículos de entre 7 y 9 plazas. Se trata, según Díaz, de una medida que lucha directamente contra el intrusismo en el sector ya que evita que familias numerosas o grupos de visitantes tengan que optar por otro tipo de vehículos con más plazas para su transporte.

El cupo de este tipo de vehículos será del 10 por ciento de la flota, es decir unos 33 taxis que también tendrán que prestar servicios a personas con discapacidad.