Diario Sur

La ciudad repetirá su Feria de Quesos durante los últimos días del puente del Pilar

  • El certamen tuvo su primera edición el pasado año y reunirá a más de 40 empresarios del sector durante cuatro días

El éxito del Certamen Mundial de Jamón que desde hace tres años se celebra durante el mes de agosto en el paseo marítimo de Estepona hizo que el invierno buscara su propio espacio dentro del mundo gastronómico. El organizador del evento centrado en el ibérico, José María Téllez 'Popi', lanzó el pasado mes de diciembre una Feria de Quesos en pleno casco histórico la semana previa a la Navidad. Este año volverá a repetir el evento, pero en esta ocasión será del 8 al 11 de ese mismo mes, coincidiendo con los últimos días del puente del Pilar.

Pese a recibir menos visitas que los días centrados en el jamón -que este año superó el medio millón de visitas- por desarrollarse en invierno, el éxito de asistencia provocó que el organizador volviera a apostar por el mundo del queso. Pero en esta ocasión, Popi explicó que no se volverá a celebrar en la misma ubicación. En 2015 se emplazó en la calle Terraza, y para esta edición, se manejan otras calles del casco antiguo en las que se sitúen estos puestos de una manera óptima.

En esta feria, pese a que el protagonista es el producto lácteo, también se ofrecerán otros productos como frutos secos, patés, aceites, aceitunas y sobre todo, vino. «Visto el éxito que tiene el certamen de jamón, la gente y los empresarios ya se ponen directamente en contacto conmigo porque también quiere estar presente en esta actividad», explicó Popi. «Vendrán empresas de toda España», añadió.

Estas mercantiles que promocionaran sus productos son hasta la fecha más de cuarenta, una cifra que podría aumentar en los meses próximos a la celebración del evento. Según avanzó el organizador, el horario se si se mantendrá con respecto a la edición pasada, desde las 12.00 hasta las 22.00 horas.

Tráfico cortado

El pasado año la feria ocupó más de un kilómetro en la calle Terraza, la cual estuvo cortada al tráfico rodado durante sus tres días de celebración -este año serán cuatro-. Este fue uno de los motivos del cambio de ubicación. Al igual que en el certamen dedicado al jamón, los precios de los platos estarán rebajados, aunque no seguirán una norma homogénea como en el evento matriz, en donde todos los productos se adquirían a cinco euros.

La feria expuesta en verano sobre el mundo de los ibéricos que organiza Popi ha ido creciendo de manera exponencial en el número de visitantes, y mientras que en la primera edición reunió a 100.00 personas, en la segunda superó las 250.000 y este año el medio millón de personas. El objetivo que ahora se plantea este cortador de jamón es hacer lo mismo con la feria de quesos.