Diario Sur

La Junta tramita ya la cesión de la Torre del Cable a Marbella tras el visto bueno de Costas

El Ayuntamiento quiere acometer una obra de restauración del antiguo cargadero de la mina del Peñoncillo.
El Ayuntamiento quiere acometer una obra de restauración del antiguo cargadero de la mina del Peñoncillo. / Josele-Lanza -
  • El Estado tiene aún pendiente una actuación para sanear la estructura con una inversión de 83.000 euros que debe ejecutarse antes del cambio en la gestión

Un nuevo episodio viene a sumarse a la larga historia que acumula la ciudad de Marbella en sus reivindicaciones para conseguir el traspaso en la gestión de la Torre del Cable para acometer su restauración y evitar que termine desapareciendo. El relato parece que empieza a llegar a sus capítulos finales una vez que en manos del Ayuntamiento obra ya el documento en el que se hace constar el inicio de los trámites por parte de la Junta de Andalucía para el traspaso de competencias, previo visto bueno de la Demarcación de Costas.

Fue en mayo de este año cuando desde el Consistorio marbellí se remitía a la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en Málaga una petición para la concesión administrativa del antiguo cargadero de mineral «con destino a la ejecución de un proyecto de saneamiento y balizamiento de la misma». A finales de agosto, dicha delegación autonómica comunicaba a Marbella el inicio de la tramitación de la «solicitud de ocupación del dominio público marítimo terrestre como concesión administrativa», en los términos que establece la Ley 22/1988 de Costas, y el Real Decreto 876/2014, por el que se aprueba el Reglamento General de Costas.

Según recoge dicha comunicación a la que ha tenido acceso SUR, la Consejería de Medio Ambiente pone de manifiesto el visto bueno de la Demarcación de Costas para el inicio de los trámites. «Habiéndose solicitado informe previo de viabilidad a la Demarcación de Costas por la especial singularidad de la ocupación solicitada, se ha recibido el mismo el día 5/8/2016, manifestando que no existe inconveniente por parte de esa administración para la tramitación de la misma».

Asimismo se pone de manifiesto que «analizada la petición cursada y comprobado el carácter permanente y no desmontable de las instalaciones, se ha procedido a tramitar la solicitud».

A partir de este momento, el Ayuntamiento debe reunir una serie de documentación requerida por la delegación provincial, referida, entre otra, al proyecto de reforma que pretende ejecutarse. «Estamos recabando toda la información que se nos ha solicitado para que la tramitación para la concesión administrativa siga su curso, sin embargo, estamos pendientes de conocer si desde Costas se ha previsto ya la ejecución del proyecto de saneamiento de la torre», explica el concejal de Sostenibilidad y Playas, Miguel Díaz. El edil hace referencia a un proyecto del que se lleva oyendo hablar en la ciudad desde hace años, cuando arrancó la negociación con el anterior gobierno del PP para conseguir la cesión de la infraestructura. La intervención que se llegó a preadjudicar y que debe acometer la empresa pública Tragsa, cuenta con una partida de 83.000 euros en los presupuestos estatales. Esta actuación ejecutada por el Estado se limitaría a la parte superior de la torre, es decir, la zona visible. El saneamiento afectará a la retirada de la pintura que presenta actualmente un pésimo estado de conservación, y al refuerzo o retirada de algún elemento que, por su mal estado, pueda resultar peligroso ante la posibilidad de desprendimientos.

Proyecto por definir

Desde el Ayuntamiento se intenta conocer ahora de primera mano el estado en el que se encuentra el procedimiento para echar a andar esa actuación y si la situación de interinidad en la que se encuentra el Ejecutivo central puede ser un obstáculo a su desarrollo. En cualquier caso, desde el Consistorio indican que la obra debe acometerse de forma previa a la culminación de la concesión administrativa a la ciudad ya que, de forma contraria, la Dirección General de Costas no podría justificar la obra de hacerla posteriormente al cambio de manos de la gestión de la Torre del Cable. No se descarta incluso que el propio Gobierno local asumiera esta intervención para evitar una nueva demora.

Una vez que se cierre el proceso de traspaso, el Ayuntamiento iniciaría un estudio para conocer en detalle el estado real en el que se encuentra el poste, especialmente en lo que a su estabilidad se refiere, para diseñar un proyecto en detalle de intervención.