Diario Sur

Jaime Álvarez, en su despacho. :: Lorena villalba
Jaime Álvarez, en su despacho. :: Lorena villalba

«Hay que romper el estigma del Proyecto Hombre de hace 40 años»

  • El nuevo director busca acercar y normalizar la labor de esta histórica asociación, donde se tratan todo tipo de problemas

  • Jaime Álvarez Director de Horizonte Proyecto Hombre Marbella

La asociación Horizonte Proyecto Hombre Marbella estrena director. Jaime Álvarez es licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca y posee una vasta experiencia en intervención psicoterapéutica. Ahora comienza un nuevo reto para él: estar a cargo de todas las áreas de Proyecto Hombre. Además, tiene un objetivo muy claro: acabar con ese estigma que asocia Proyecto Hombre a aquellos brutales consumos de heroína de hace 40 años.

¿Qué es Horizonte Proyecto Hombre?

Proyecto Hombre es una asociación que se dedica a trabajar con gente que tiene problemas. Cuando hablamos de problemas hablamos de adicciones: con sustancia, las típicas que se oyen, o sin sustancia, como ocurre con gente adicta al juego o a las nuevas tecnologías. También trabajamos con gente que no tiene ningún tipo de adicción, sino problemas de conducta, y además tratamos un punto anterior a todo esto, es decir, la prevención, con el objeto de que llegue menos gente a la fase dos, que es el tratamiento.

¿Trabajaba con Proyecto Hombre antes de ser director?

Sí. Era el responsable de un centro de integración socioeducativa, que forma parte de nuestra vertiente de prevención. Esta casa es muy completa, y además de dar prevención escolar en colegios e institutos, disponemos de dos centros de este tipo, situados en dos barriadas un tanto especiales, una en La Patera y otra en El Ángel, de la cual yo era responsable. Trabajamos con niños de 5 a 14 años, con el objetivo de que no cojan otros caminos que no son positivos.

¿Qué objetivos se plantea para Proyecto Hombre como director?

Mi objetivo es acercarme mucho a la gente. Meterme en las casas de todos aquellos que necesitan ser ayudados, para romper el estigma que tiene la gente de mi generación sobre Proyecto Hombre: esa imagen de los brutales consumos de heroína de hace 40 años. Las cosas han cambiado un montón, las terapias se han modernizado, los perfiles son diferentes. Hacer entender que después de 40 años Proyecto Hombre trata todo tipo de conductas, no sólo ese tipo de adicciones tan fuertes, incluso problemas que antes no existían. En definitiva, normalizar. Acercar a la gente basándonos en esta idea y ayudar al máximo número de personas posible.

¿Qué programas realizan?

El programa principal es el programa base. Va destinado a perfiles que tienen problemas a nivel de estructuración familiar. Cuenta con tres fases: la primera fase es donde hacemos mucho hincapié en el aspecto motivacional, normas, límites, responsabilidades, deseo de ser integrado en un grupo. La fase dos es la Comunidad Terapéutica en Algarrobo Costa, donde se trabaja más a nivel emocional. La tercera es la reinserción, donde después de ese largo trabajo vienen a plasmar todo aquello que han aprendido. Al margen tenemos el programa Concilia, donde se acude una vez por semana. También contamos con un grupo de adolescentes, donde se tratan problemas como primeros consumos o fracaso escolar.

-Estuvo seis semanas en la Comunidad Terapéutica de Algarrobo Costa como un usuario más. ¿Qué aprendió de esa experiencia?.

La experiencia fue dura y enriquecedora. La recordaré toda mi vida con buen sabor de boca. Me he conocido mejor, determinadas emociones, recursos que desconocía han salido a la luz. He aprendido a asumir rasgos que una persona tiene como negativos, enfrentarte a ellos. Debía ir porque es fundamental que yo conozca donde van los chicos que tratamos aquí. Ahora empiezo un máster en Adicciones desde un enfoque bio-psico-social, que es el modelo que trabajamos aquí.

Trabajan con voluntarios.¿ Qué actividades solidarias realizan?.

Estamos muy agradecidos a los voluntarios, sin ellos no sería posible. Tenemos una tienda 'La Esquina Solidaria' donde la gente dona, y un rastrillo que organizamos en el Paseo de la Alameda.

¿A que aspira Proyecto Hombre?

Seguir empapándonos a nivel escolar, para que los niños empiecen a manejar conceptos. En definitiva, intentar abarcar al mayor numero de personas, acercarnos a la gente para que sepan que en Proyecto Hombre les ofreceremos la ayuda necesaria.