Diario Sur

«Aquí hay gente de clase media que no localizan España en un mapa»

Carlos Burguillo en una visita a Texas.
Carlos Burguillo en una visita a Texas. / SUR
  • Carlos Burguillo Galá, asistente de greenkeeper. Llegó hace ocho años a la Universidad de Michigan para hacer un máster en campos de golf. Pero dos años después lo ficharon en los hoteles Marriott de Naples (Florida)

Una beca por su buen hacer en el mantenimiento del campo de golf de Valderrama le abrió las puertas de Estados Unidos a Carlos Burguillo. Hace ocho años cogió las maletas y partió hacia Michigan para realizar un máster que le permitiera ser un greenkeeper del más alto nivel. Ahora vive en la ciudad de Naples, en Florida, en donde es asistente de este profesión en uno de los campos de golf que tienen los hoteles Marriott en la localidad.

«En Valderrama tienen un programa en que cada dos años dan una beca a uno de sus trabajadores para estudiar en Michigan. Le pagan casi un 50% del valor total. La verdad que si no llega a ser por el apoyo económico y sentimental de mis padres no hubiera llegado a donde estoy ahora», explica este esteponero. Durante su periodo de prácticas en Estados Unidos conoció a un español que era el greenkeeper de este hotel, y se acordó de Burguillo cuando se fue su anterior asistente. «La verdad es que mi nivel de inglés entonces era bastante malo, y tener un jefe español me vino muy bien», reconoce.

Su llegada a Michigan hizo que su vida cambiara radicalmente. Allí conoció a la que ahora es su esposa, con la que tiene dos hijos. Laboralmente, se encarga de coordinar el mantenimiento de uno de los dos campos de golf, un trabajo que le tiene casi doce horas al día trabajando. «El campo abre a las 5.30 horas, por lo que me tengo que despertar a las 3.30 horas», explica este asistente de greenkeeper.

La visión que se tiene de Estados Unidos está muy ligada al cine, y en el caso de Burguillo se mezcló con la realidad. Él calificó su primer día allí como si viviera «una película de Hollywood». Nos recogieron para ir en autobús al campus. Era un día de verano en agosto y al entrar vimos a la orquesta de la Universidad ensayando por una parte, por otra al equipo de fútbol con las cheerleaders dando saltos y pegando volteretas. Parecía que estábamos en la película de ‘American Pie’», detalla.

Turismo de golf

Pese a que la Costa del Sol se sitúa cada vez más como destino de turismo de golf, el asistente de greenkeeper afirma que todavía los visitantes a su hotel no relacionan a España con este deporte. «Ellos conocen a Miguel Ángel Jiménez, a Seve, y a Sergio García. Cuando piensan en golf europeo rememoran Escocia, Inglaterra, incluso Italia antes que España», asegura.

Hasta la fecha, Burguillo asegura que a España aún la siguen relacionando con los toros y con el llamado allí ‘soccer’. Incluso confunden la cultura española con la mexicana. «Tú a una persona sin estudios le preguntas en Estepona por Nueva York y más o menos lo puede situar en el mapa. Sabe pro lo menos que hay que cruzar el Atlántico. Aquí le preguntas a cualquier persona de clase media, con algunos estudios universitarios, y no saben localizar a España en el mapa», comenta el esteponero.

Ese desconocimiento sobre España se expande a la situación política, a la cual, según Burguillo, los estadounidenses no les están prestando atención ya que están más pendientes de sus elecciones. «Esta campaña electoral es la división política más grande que ha pasado en la historia reciente de los Estados Unidos», afirma.

Mientras que sigue cuidando el campo de golf del Marriott, Burguillo espera ascender al cargo de greenkeeper, aunque no tiene pensado todavía emprender la vuelta a casa. «En un futuro queremos irnos o bien a Estepona o bien con la familia de mi esposa, para que los niños puedan estar rodeados de quien les quiere. Pero por ahora, es imposible», sentencia.