Diario Sur

El SATSE critica que se haya incorporado al enfermero agredido en el Costa del Sol

El Sindicado de Enfermería SATSE considera «completamente desacertada» la resolución de alta tomada por la Inspección Médica el pasado 18 de agosto para la incorporación a su puesto de trabajo del enfermero que fue agredido el pasado 21 de julio mientras trabajaba en el servicio de Urgencias del Hospital Costa del Sol. Según indican en un comunicado, en el momento se ser requerido para su reincorporación, el profesional «continuaba con molestias cervicobraquiales en tratamiento farmacológico y rehabilitador, y a la espera de realización de resonancia cervical para valorar el alcance de la lesión». Además, indican, la situación «estaba agravada por un trastorno de ansiedad, necesitando medicación ansiolítica y a la espera de valoración por Salud Mental». Critican desde el SATSE que a pesar de todo ello, «la inspectora médica obvió todo el proceso e incluso tampoco atiendió a la previsión inicial de baja que estableció su médico de cabecera, quién es el profesional que mayor conocimiento tiene, de todo el estado y proceso del paciente».

Indican desde el sindicato que «no es de justicia el trato recibido del enfermero por parte de la Inspección Médica, a la par de insensible al incorporar a un sanitario que ha sufrido una indeseable agresión física que no está recuperado ni física ni psicológicamente, y encima de la forma en que lo ha realizado, engañándole y sin comunicárselo al propio trabajador».

Aseguran además que una resonancia cervical realizada el pasado 5 de septiembre le diagnostica de una «modificación de la lordosis cervical fisiológica por los golpes recibidos en dicha zona», por lo que sigue sufriendo dolores.

Reclamación

El enfermero, «no encontrándose en condiciones físicas y psíquicas para trabajar actualmente en urgencias», se ha visto obligado, indican desde SATSE, a presentar una reclamación contra dicha alta agotando de esta forma la vía administrativa, y en el caso de que la Inspección Médica no corrija la «injusta decisión adoptada con anterioridad», tendrá que acudir a los Tribunales de Justicia.

El pasado 21 de julio, el enfermero fue agredido por un paciente que permanecía en el área de Observación. Dicho paciente, bastante corpulento, le propinó varios puñetazos en la zona del cuello e intentó golpear a otros trabajadores que se encontraban por la zona. Para ser reducido se precisó a tres vigilantes de seguridad y una pareja de la Policía Local.