Diario Sur

El fiscal denuncia a Ángeles Muñoz por falsedad en la tramitación del PGOU de Marbella

Ángeles Muñoz y el vicesecretario municipal, durante el pleno en el que se aprobó el PGOU de 2010.
Ángeles Muñoz y el vicesecretario municipal, durante el pleno en el que se aprobó el PGOU de 2010. / Josele-Lanza -
  • Considera que se alteraron 22 planos del documento, algunos de los cuales afectan a terrenos de su familia

La exalcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, se enfrenta a una denuncia por presunta falsedad documental en la tramitación del Plan General de Ordenación Urbana de 2010. El fiscal de área de Marbella ha dictado un decreto en el que procede a deducir denuncia contra Muñoz, actualmente senadora por Málaga, y contra el vicesecretario del Ayuntamiento, Javier de las Cuevas Torres. La decisión se toma tras el análisis de documentación aportada tras una denuncia formulada por el colectivo vecinal ‘Ni un metro de Marbella para otra población’, contrario al acuerdo para la modificación de las lindes entre ese municipio y Benahavís, incluido en el PGOU y finalmente anulado por la Junta de Andalucía. El mismo Plan General también fue anulado por el Tribunal Supremo en noviembre del año pasado, aunque por causas no relacionadas con este asunto. Debido a la condición de aforada de Muñoz, la denuncia discurrirá por una vía separada y obligará a pedir un suplicatorio al Tribunal Supremo.

La denuncia es consecuencia de una investigación que se ha prolongado durante once meses y después de que en febrero de este año la fiscal general del Estado acordara prorrogar el plazo para las pesquisas, fijado inicialmente en seis meses. La investigación finalizó el pasado 1 de agosto, fecha del decreto dictado por el fiscal de Marbella, un documento de ocho páginas al que ayer tuvo acceso este periódico.

La decisión del fiscal se fundamenta en el análisis de la documentación existente en el procedimiento abierto con la denuncia de la plataforma y en el cotejo entre lo que el vicesecretario hizo constar en el acta del pleno municipal en el que se aprobó el PGOU y el visionado del vídeo con la grabación de esa sesión, celebrada el 29 de julio de 2009.

El punto de conflicto radica en las diferencias encontradas entre la versión del PGOU presentada por el equipo redactor el 12 de junio de 2009 y el que se remitió a la Junta de Andalucía para su refrendo definitivo tras la aprobación provisional del pleno.

Un informe elaborado por el área de Urbanismo de Marbella a requisitoria del fiscal en el transcurso de estas investigaciones detecta 22 modificaciones en la planimetría del documento «que no tienen justificación en el informe del equipo redactor y que consta en el acta de la sesión» celebrada para la aprobación del PGOU. Ese informe se refería a la necesidad de identificar las áreas en las que las nuevas determinaciones previstas en el Plan obligarían a suspender autorizaciones y licencias urbanísticas. Las modificaciones introducidas en los planos no guardaban relación alguna con ese extremo.

Tanto ese informe como las modificaciones en la planimetría, según otro documento aportado por el Ayuntamiento, fueron incluidos en una relación de documentos con la misma fecha del pleno, es decir, con posterioridad a la comisión de Urbanismo celebrada el 27 de julio de 2009, dos días antes del pleno, en la que los grupos políticos tuvieron acceso al documento que posteriormente sería aprobado en la sesión plenaria.

Denuncia

En la denuncia que dio origen a este procedimiento, la plataforma ciudadana contra el deslinde destacó que entre la documentación aparentemente alterada destacaban dos: la de las lindes entre Marbella y Benahavís, donde está la vivienda de Ángeles y Muñoz y terrenos pertenecientes a su familia, y una zona que estaba destinada a servicios terciarios que pasan a ser de uso dotacional.

La denuncia también señalaba que la versión del Plan General que fue creada por el equipo redactor el 11 de junio de 2009 se vio alterada el 28 de julio a las 14:45, es decir, un día después de la comisión y en la víspera de la celebración del pleno. Asimismo, indicaba que en la copia del acta del pleno se incluían afirmaciones que nadie había realizado en la sesión, en concreto las referidas a las alteraciones denunciadas.

En el acta del pleno, según la denuncia recogida en el decreto del fiscal de Marbella, se hacía referencia a la reunión de la comisión plenaria de Urbanismo, «y dado que la misma fue convocada a las tres de la tarde del viernes 24 de julio para reunirse el lunes 27 de julio, difícilmente pudo haberse pronunciado sobre un documento y unas alteraciones que no se producirían hasta dos días después como dice falsamente la propia acta».