Diario Sur

Las aguas de las playas superan con nota las analíticas realizadas durante el verano

El edil Miguel Díaz y el asesor del área de Playas Javier de Luis, ayer, en la playa de La Venus, donde se ha puesto fin a los vertidos. :: sur
El edil Miguel Díaz y el asesor del área de Playas Javier de Luis, ayer, en la playa de La Venus, donde se ha puesto fin a los vertidos. :: sur
  • Los estudios llevados a cabo por la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la empresa Hidralia certifican la calidad para el baño

De «muy bueno a excelente». Es el estado de la calidad del agua de las playas de Marbella que han certificado las analíticas realizadas durante todo el verano a lo largo de los 27 kilómetros de litoral marbellí. Las aguas han sido sometidas al estudio de dos administraciones: la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Marbella, así como a análisis efectuados por la empresa concesionaria de abastecimiento de agua y mantenimiento de alcantarillado Hidralia. El resultado ha sido similar, otorgando un aprobado alto a la calidad para el baño. Así lo han destacado desde el área municipal de Playas desde donde se incide en que el verano de 2016 ha sido «el primero en mucho tiempo» en el que no se han tenido que cerrar playas debido a la presencia de contaminantes, como por ejemplo venía ocurriendo en La Venus debido a los vertidos que se repetían procedentes del Arroyo La Represa. El concejal de Playas, Miguel Díaz, indica que se trata de una «buena noticia, sobre todo porque venimos de unos antecedentes en los que esto no ha sido así. En toda la secuencia de años anteriores ha habido algunos puntos especialmente de incidencia en unidades de formación de cultivo, es decir, lo que son los parámetros donde puede haber bacterias y componentes fecales en las aguas de baño».

En este sentido, explicó que una cantidad de 2.000 unidades de formación de cultivo provocan el cierre de una playa, y menos de 500 se considera apto para el baño. «Pues bien, en Marbella, en las diferentes analíticas, no se han pasado de 100 unidades, lo que demuestra la calidad de nuestras aguas este verano», apuntó el edil. «Nos tenemos que felicitar por el trabajo realizado con el objetivo prioritario de que las playas estuvieran en perfectas condiciones para el baño, consiguiendo analíticas que van desde una calidad buena hasta excelente durante todo el periodo estival».

El concejal subrayó que estos resultados son fruto de «un trabajo planificado por la delegación de Playas, ya que nuestra obsesión es controlar cualquier vertido que se produzca en nuestro litoral, sea de la procedencia que sea y en su detección estamos muy activos a lo largo de toda la temporada. Se ha estado controlando y trabajando».

Recuperar la bandera azul

En el caso concreto de la playa de La Venus que en los últimos años se tuvo que cerrar por analíticas negativas, perdiendo incluso la bandera azul, Díaz defendió que con los resultados obtenidos en este punto concreto durante el verano, «confiamos en volver a recuperar este galardón ya que es una playa magnífica que cuenta con todos los servicios», dijo. A la mejora de la calidad del agua en esta zona ha contribuido el trabajo desarollado, como contaba este periódico el pasado lunes, en el Arroyo de la Represa con actuaciones de sellado de las fisuras con fugas y otras obras para evitar el embalsamiento de agua en la desembocadura del mismo.

El delegado municipal de Playas no obvió en su balance la labor desarrollada por el barco quitanatas, costeado con fondos propios por primera vez en Marbella (uno de los únicos cuatro municipios de la Costa del Sol Occidental que ha contado con este servicio). En el caso de la ciudad, como adelantaba igualmente este periódico esta semana, se han llegado a sacar del agua más de media tonelada de residuos en solo mes y medio, entre plástico, papel, maderas, natas y medusas (escasas este verano) si bien el barco continuará trabajando todo el mes de septiembre.

«Nuestro compromiso es seguir mejorando la dotación de embarcaciones de limpieza para el próximo año además de continuar con nuestras acciones con Hidralia, comunidades de vecinos y usuarios de embarcaciones en los puertos para concienciar sobre el uso responsable del mar, ya que no nos conformamos con lo logrado este año y seguiremos trabajando para acabar con las natas», defendió el concejal.