Diario Sur

La venta ambulante regresa a Puerto Banús al anularse el dispositivo que la combatía

Vendedores ambulantes en Puerto Banús el pasado domingo.
Vendedores ambulantes en Puerto Banús el pasado domingo. / Josele-Lanza -
  • La Policía Local iba a desarrollar la tercera fase del servicio durante la primera quincena de septiembre pero ha sido suspendida por falta de recursos

Después de una presencia reducida al mínimo durante el tramo más álgido de la temporada estival, los vendedores ambulantes de productos falsificados han regresado a los dos puntos donde más actividad desarrollan: Puerto Banús y el Paseo Marítimo de Marbella. Durante todo el verano la Policía Local desarrolló un operativo especial que permitió prácticamente erradicar la presencia de los vendedores en ambas localizaciones, lo que despertó el aplauso de empresarios y comerciantes, los más perjudicados por la actividad irregular de estas personas. Sin embargo, el pasado fin de semana la presencia volvió a ser masiva.

El pasado martes, el concejal delegado de Seguridad, Javier Porcuna, remitió un escrito al jefe de la Policía Local, José Andrés Montoya, en el que le ordenó que dé fin al dispositivo especial montado en ambas localizaciones para contener y erradicar esta actividad irregular.

Según explicó ayer a este periódico, la decisión se adoptó a petición de los sindicatos, que requirieron una distribución diferente de los recursos que se destinaban a este fin, ya que el conjunto del dispositivo estaba montado con cargo a horas extraordinarias de los agentes con el fin de no detraer personal de los servicios ordinarios que presta la Policía Local.

El concejal aseguró que el cuerpo ya no dispone de recursos para el pago de horas extraordinarias, debido a que el presupuesto previsto para ese fin, con un montante global de un millón de euros, ya se gastó completamente.

El edil, cuyas diferencias con el todavía jefe de la Policía Local, José Andrés Montoya, son notorias, criticó que el presupuesto completo ya se haya consumido cuando aún restan más de tres meses para que termine el año. En su opinión, hubo una mala planificación y distribución de esos recursos.

No obstante, resaltó que la Policía Local tuvo que incrementar sus servicios durante el pasado verano para que la ciudad mantuviera sus niveles de seguridad debido a la falta de refuerzos suficientes en la Policía Nacional, donde la ausencia por vacaciones de 120 efectivos sólo fue compensada con el envío de 21 agentes durante los meses de verano.