Diario Sur

El Funny Beach de Marbella cerrará definitivamente a final de mes tras 25 años de actividad

El Funny Beach de Marbella cerrará definitivamente a final de mes tras 25 años de actividad
/ Josele-Lanza -
  • La empresa comunica el cese ante la falta de acuerdo para renovar el contrato de alquiler del suelo que ocupa

Una de las atracciones de ocio más conocidas de Marbella, la pista de ‘karting’ Funny Beach cerrará sus puertas definitivamente el próximo 30 de septiembre. Tras 25 años de actividad y con un procedimiento judicial abierto desde el año pasado a raíz del cierre decretado por el Ayuntamiento al comprobarse que ha venido operando durante todo este tiempo sin licencia, ahora es la falta de acuerdo con la propiedad del suelo para la renovación del contrato de arrendamiento lo que empuja al cierre.

«Esto es el final de 25 años de historia de una de las señas de identidad de Marbella», lamenta el propietario de Funny Beach, Horacio Hellman, en declaraciones a este periódico, quien, no obstante, espera que se abra una puerta a un posible traslado de las instalaciones.

El Funny Beach abrió sus puertas en 1993 con una licencia provisional por seis meses aunque ha mantenido su actividad durante estos 25 años hasta hoy. De hecho, todos los intentos acometidos por la propiedad para su legalización han venido recibiendo un no por respuesta al considerar que el uso del terreno es incompatible con la actividad que se viene desarrollando, hasta el punto de que el asunto acabó el año pasado en los juzgados. El Ayuntamiento ordenaba el agosto del año pasado el cierre de las instalaciones. Se solicitaron medidas cautelares para evitar el cese de actividad mientras se obtenía la resolución del caso.

Horacio Hellman defiende que tiene en su poder «un informe pericial de un juzgado que avalaría que podemos tener licencia para quedarnos aquí».

Sin embargo, los problemas que arrastra la empresa –judiciales y económicos– se han convertido en un lastre de peso.

Tampoco ha escapado este verano de las advertencias realizadas desde el departamento municipal de Industria al detectarse, según confirmaron fuentes municipales, «la ausencia de licencia» para un taller de motos y el tobogán gigante con el que han contado este año.