Diario Sur

El Parque de Los Tres Jardines languidece a la espera del acuerdo de cesión a la ciudad

Los usuarios se quejan del pésimo estado de conservación que presenta el recinto desde hace tiempo. :: lorena villalba
Los usuarios se quejan del pésimo estado de conservación que presenta el recinto desde hace tiempo. :: lorena villalba
  • El Consistorio y la Junta ultiman los detalles de un convenio que dejará en manos municipales la gestión total del recinto y abre la puerta a la creación de espacios deportivos

El Parque de los Tres Jardines de San Pedro Alcántara, el mayor pulmón verde del municipio, sigue languideciendo a la espera del acuerdo definitivo en el que trabajan el Ayuntamiento de Marbella y la Junta de Andalucía para el traspaso a manos municipales de la gestión total del espacio. Según ha conocido este periódico de fuentes de ambas administraciones, ese acuerdo, que tendría que pasar por junta de gobierno y pleno, está a punto de cerrarse. Las mismas fuentes hablan de la disposición para que ello ocurra cuanto antes. Sin embargo, solo basta un paseo por el recinto para comprobar el estado de abandono en el que se encuentra prácticamente desde que abrió hace cuatro años. Una situación de la que ya avisaba hace unos meses el propio teniente de alcalde de San Pedro Rafael Piña, que entonces ponía el acento en una supuesta mala praxis del equipo de gobierno anterior.

El edil ya advertía de que la necesidad de que el acuerdo definitivo incluyeran algunas propuestas destinadas al cambio de imagen y de compatibilidad de usos en el recinto. Unas peticiones que, al parecer, quedarán reflejadas en el documento definitivo. «El acuerdo está prácticamente listo, a falta de algunos informes», ha explicado Rafael Piña a este periódico. El responsable municipal señala que uno de los aspectos que había que definir era la posibilidad de cambiar el diseño actual del parque, «algo que la convocatoria de ayudas europeas con las que se sufragaron las obras del recinto no permiten en un plazo de cinco años». De ahí que se haya peleado para que el acuerdo definitivo recoja esta posibilidad una vez finalizado el plazo estipulado, que concluiría en 2017.

El planteamiento defendido desde hace meses por el teniente de alcalde de San Pedro pasa por la posibilidad de sustituir aquellas áreas «en las que ha quedado demostrado que es imposible el mantenimiento tal y como se ha concebido», en espacios deportivos, recreativos e incluso de uso cultural. Una de esas zonas sería la que se conoce como 'jardín árabe'. «Las plantaciones que se hicieron en esta zona no han dado resultado. Lo que no es lógico que es nosotros estemos obligados a hacer algo que ellos (la Junta) no han podido mantener», explica el edil.

Por todo ello, el acuerdo definitivo abriría la puerta al Ayuntamiento a dar un uso deportivo, recreativo o cultural a determinadas áreas del parque siempre que el planeamiento urbanístico lo permita. En esta zona concreta del 'jardín árabe', según Rafael Piña, se «se permiten usos culturales y deportivas».

Obligaciones de las partes

En febrero de este año el Ayuntamiento de Marbella y la Junta de Andalucía acordaban prorrogar el convenio de cogestión del espacio firmado cuando se abrió el parque, en el año 2012. En virtud de ese acuerdo, en manos del Consistorio quedaba la gestión del recinto en lo que respecta a tareas de vigilancia, limpieza y retirada de residuos, pago de facturas de luz y agua, y mantenimiento de las edificaciones, instalaciones y mobiliario urbano. A la Administración regional le correspondía conservar y mantener los espacios verdes y reponer las plantas necesarias; conservar y mantener las infraestructuras y equipamientos vinculados a espacios verdes; coordinar la seguridad en materia de riesgos laborales y hacer frente a las obligaciones derivadas de la titularidad patrimonial del recinto, según se recogía en la documentación hecha pública en su momento.

A tenor del estado que desde hace tiempo presenta el recinto parece evidente que, o no se están desarrollando las tareas de mantenimiento de la forma más efectiva posible, o éstas no dan el resultado esperado. Señalizaciones rotas y oxidadas, fuentes vacías y sucias, carriles con grietas, importantes desperfectos en el edificio central -al que nunca se ha dado uso- y así una larga lista en la que se incluye incluso la entrada de ladrones que llegaron a sustraer maquinaria por valor de 4.000 euros.

Desde el Ayuntamiento se hace hincapié, una vez más, en la falta de personal al que poder dedicar a las tareas de mantenimiento de un recinto que ocupa nada menos que 9,5 hectáreas. Una situación que deberá resolverse una vez que la Administración local se haga con la gestión completa del parque. No será fácil. El tripartito ha tenido que tirar de la contratación de una empresa privada para que se encargue del parque Bulevar y todo apunta a que será necesario hacer lo mismo con Los Tres Jardines si se quiere mantener en condiciones. «En la tenencia de alcaldía no tenemos más que 16 jardineros y además no podemos asumir contratación de personal porque el plan de ajuste nos tiene encorsetados», reconoce Rafael Piña, quien defiende que el objetivo de su delegación una vez se cierre la cesión de la gestión del espacio es «ponerlo en valor cuanto antes y de una forma que resulte atractiva para el visitante, con más oferta que la de pasear».

Otra de las vías de acción se centrará en la recuperación del edificio central del parque acometiendo las reparaciones necesarias y dotándolo de contenido, así como sacar a concurso la explotación del quiosco, ante la inexistencia de este tipo de servicio hasta ahora.