Diario Sur

Las obras de Nabeul sacan a la luz restos de la antigua fuente de Puente Málaga

Restos de la antigua fuente que han aparecido. :: lorena villalba
Restos de la antigua fuente que han aparecido. :: lorena villalba
  • Arqueólogos y topógrafos trabajan en la documentación de las piezas, que serán tapadas para su conservación en su emplazamiento original

Desde hace unos días los vecinos de la avenida Nabeul admiran con asombro los restos de una antigua fuente que han salido a la luz de la mano de las obras de saneamiento que se ejecutan actualmente en la zona más cercana a Puente Málaga. Los más antiguos del lugar no han tardado en ponerle nombre, apellido y hasta edad al pilón. Se trata de la fuente que hasta mediados del siglo XX se situaba junto al desaparecido Puente Málaga y que dataría de un siglo antes.

El Ayuntamiento ya ha anunciado que el destino de estos restos será permanecer en el lugar en el que se encuentran. Eso sí, después de que los arqueólogos y topógrafos hayan documentado de forma exhaustiva las piezas, una intervención que supondrá una nueva demora a la remodelación de la calle que tenía que haber finalizado a mediados de agosto. La concejala de Obras, Blanca Fernández, y la responsable de Cultura, Gema Midón, se desplazaban ayer hasta la zona donde se ejecutan los trabajos de excavación del nuevo colector de saneamiento, a la altura de la Plaza Puente Málaga, punto donde se ha localizado la antigua fuente.

En uso hasta la segunda mitad del siglo XX cuando se procedió a su demolición parcial dentro de los trabajos de embovedado del arroyo de la Represa y la reordenación de la avenida, la fuente ha conservado el pilón que ha estado enterrado hasta ahora en su lugar original.

El estudio de los arqueólogos será de utilidad a la hora de obtener la máxima información posible sobre los restos aparecidos, «lo que permitirá aportar nuevos datos sobre la historia de la Marbella contemporánea», indicaron desde el Consistorio.

Aseguran que el estado de conservación de los restos existentes así como el «grado de afección que presentan debido a servicios y acometidas antiguas, han hecho prevalecer que la opción de conservación del elemento in situ, sea la alternativa más adecuada», por lo que una vez se realicen los trabajos de documentación, se procederá a su tapado para su conservación en su ubicación original.

Según la información dada a conocer por el Ayuntamiento a través de un comunicado, la pieza «no cuenta con un valor arqueológico e histórico destacable», si bien con toda la información que se recoja se va a estudiar la posibilidad de realizar un proyecto «que permita materializar una réplica exacta a la original en un emplazamiento próximo a su ubicación original». Ello, debido, aseguran, «al gran valor sentimental» de la fuente, que se encuentra todavía en el recuerdo de gran parte de la población de mayor edad.