Cientos de 'caballos' de oro en Marbella

El Nikki Beach es el lugar en el que opera una de las agencias; José Antonio es el encargado de que los coches estén listos.
El Nikki Beach es el lugar en el que opera una de las agencias; José Antonio es el encargado de que los coches estén listos. / I.G.
  • Ferrari, Porsche, Lamborghini o Maserati. Agencias de alquiler de vehículos de lujo 'prestan' los coches por hasta 3.500 euros el día

En la mayor parte de las ocasiones, el lujo de los millonarios lleva consigo la premisa del ‘se mira pero no se toca’. Dentro de esta gama de productos podemos hablar de yates, mansiones o grandes viajes. A priori, los coches forman parte de este capítulo, pero aunque sea prácticamente imposible comprarse un Ferrari para un ciudadano normal; si se ahorra, es posible al menos conducirlo durante un día; 24 horas en para cumplir el sueño de estar a los mandos de un ‘cavallino rampante’, en las que lo efímero está asumido, pero no por ello deja de ser una experiencia para recordar.

Y, ¿dónde están esas agencias en la provincia de Málaga? Evidentemente Marbella es el epicentro de estas agencias de alquiler –generalmente itinerantes por todo el país– y que durante el verano se trasladan a la Costa del Sol o a Ibiza, entre otros destinos. Uno de los lugares de exposición de estos vehículos de alta gama es el club de playa de Nikki Beach, aunque no todos los coches del párking forman parte de la flota.

Carlos, uno de los portavoces de la empresa que los alquila, explica que los vehículos tienen un valor concreto en referencia al precio del mismo en el mercado. «Tenemos para alquilar vehículos que van desde los 500 euros hasta los 3.000», señala. De los más baratos es el Audi R8, que se puede conducir por medio millar de euros. El más caro, el espectacular Lamborghini Aventador (3.500 euros por día), o uno de los últimos Ferrari, el 488 GTB, que cuesta unos 3.000. Si el objetivo es conducir el ‘cavallino’ más econonómico, habría que irse al modelo California, por unos 1.500. Además de estas marcas, es posible alquilar Jaguar, Maserati, Mercedes Benz o Porsche, entre otros.

José Antonio es el encargado del párking del Nikki Beach, y por tanto es el responsable de los que los coches estén en perfecto estado, limpios y con gasolina. «Para conducir estos coches no hay que tener una experiencia previa. La mayor parte son automáticos –aunque se pueda poner en modo deportivo y secuencial–, y solo hay que acelerar y frenar», explica. Eso sí, para poder arrendar los vehículos es imprescindible tener más de 27 años y al menos dos de carnet de conducir. El responsable de la empresa señala que esas son las condiciones que imponen las empresas de seguros, ya que un simple ‘bollo’ en la carrocería puede significar miles de euros de desembolso. «Pagamos 4.000 euros de seguro a todo riesgo por vehículo al año, pero si no tuviéramos una flota la cantidad sería mucho más elevada», apunta.

Tanto José Antonio como Carlos sí que tienen claro que Marbella es un lugar en el que los conductores tienen experiencia previa. «La mayor parte de los vehículos son solicitados por jeques árabes de Oriente medio que tienen sus deportivos en sus países, y que quieren uno similar para ir a Puerto Banús. Suelen pedirlo varios días, incluso una semana, aunque sí que intentan negociar el precio», explica el portavoz de la agencia.

Aunque en Marbella sea menos habitual, también existe el público que lo quiere «porque es el sueño de su vida». «Ellos son los que más lo disfrutan», apunta José Antonio. Conducir un Ferrari es posible, o al menos algo más que pasar unos días en un yate.