El dj John Hobbs, en una de sus sesiones.
El dj John Hobbs, en una de sus sesiones. / SUR

Un dj para 24 horas de música sin pausa

  • El evento promovido por el artista, que se realizará en el club Purobeach situado en Estepona, recaudará fondos para Cudeca

  • John Hobbs intentará estar un día entero animando una fiesta benéfica

Para un dj, el pasar una noche en vela es una de esas condiciones indispensables que le viene con el trabajo, sobre todo si tiene que pinchar durante estos días de verano en las fiestas que se celebran por los locales de la Costa del Sol y que se alargan hasta que muchos de los que salen de las discotecas se cruzan con los residentes que empiezan su jornada laboral. El pinchadiscos John Hobbs se propuso traspasar esa frontera, y se puso un reto: pasar 24 horas seguidas en la mesa de mezclas en el Purobeach de Estepona.

El motivo de esta propuesta no está en una barrera que quiera superar ni en una aspiración de juventud. Hobbs pensó en esta iniciativa para ayudar a recaudar fondos para Cudeca, asociación que se ocupa del cuidado de enfermos de cáncer. «Quería construir una plataforma a través de la música para crear un evento único y así conseguir recaudar fondos. Así se me ocurrió esta idea», afirma el músico. «Esto es un reto y una oportunidad para involucrarse y hacer una diferencia para aquellos que necesitan ayuda en Cudeca», añade.

La elección de esa duración, 24 horas es más por lo simbólico de pinchar durante un día entero que el buscar un récord. La marca mundial, según apunta el libro Guinness, está establecida en ocho días seguidos, pero Hobbs se centra en intentar recaudar lo máximo posible para la Fundación.

Pese a que la labor de un dj parece que no es muy activa desde su cabina, Hobbs es consciente de que debe prepararse bien antes de la celebración de la fiesta, fijada para el 25 de septiembre. «Se trata de un desafío físico y mental por lo que voy a hacer estiramientos con frecuencia y comer alimentos que me den energía, además de beber mucho café», explica el músico.

Además de la cafeína, Hobbs cree que el propio ambiente será clave para recuperar fuerzas. «El ingrediente principal es la música, es de donde proviene la energía y mantenerse centrado en el ritmo mientras disfruto de la experiencia será suficiente para estar concentrado», asegura.

Desde Cudeca también se han volcado en la organización del evento. «Esperamos que se reúnan de 400 a 500 personas o más. Quitando la parte de gastos, todo lo demás será para la Fundación ya que Hobbs no cobrará nada por ello», afirma Camila Tobal, organizadora del evento.

Recaudación

No solo Hobbs no cobrará, sino que ha echado a un lado sus proyectos para centrarse en este reto. «Él trabaja como diseñador gráfico además de como dj, y está ayudando en ese tipo de trabajo», apunta Tobal, quien estima que lo recaudado tras la fiesta puede alcanzar los 50.000 euros. «No creo que haya una fiesta como ésta en la costa. Pese a que Hobbs pincha música electrónica, no es que esté destinada a un público muy joven, sino para que pueda venir cualquiera», añade.

Hobbs no podrá repetir canciones en su reto, por lo que según estima, podrían sonar hasta 800 discos en su sesión, la más amplía de su carrera. Lo que más teme es que haya algún fallo eléctrico y no pueda cumplir con el desafío, pero es una opción que ni quiere mencionar. «Cuando pincho tiendo a moverme mucho, así que necesitaré recordar tomármelo con calma y ahorrar energía para toda la sesión», afirma el dj.