El lujo también es cosa de niños

El aula de informática del Marbella Club
El aula de informática del Marbella Club
  • Clases de cocina, elaboración de perfumes, yoga o zona chill-out. Así es el nuevo club infantil del hotel Marbella Club con más de 5.000 metros de espacio

Lujo para padres y también para sus hijos. La oferta hotelera de alta calidad de la que dispone Marbella crece con un nuevo espacio pensado para los más pequeños, y lo hace de la mano de uno de los buques insignia del turismo en la Costa del Sol, el hotel Marbella Club. El establecimiento va más allá de la habitual oferta de actividades infantiles y animación con la que cuentan sus competidores y ha abierto al público un Kid's Club de 5.000 metros cuadrados dentro de las propias instalaciones del hotel.

«Un imprescindible para los niños más exigentes», destacan del centro sus responsables. El catálogo de actividades disponibles para responder a esas exigencias es casi tan impresionante como las características del espacio. Durante su estancia, los pequeños pueden disfrutar de la zona chill-out, una laguna 'encantada', sala de ordenadores, talles de aromas, huerto, clases de flamenco, de yoga o de pintura siguiendo el estilo de Picasso. «Familias de generaciones diferentes visitan el hotel. Hemos diseñado un Kid´s Club para fomentar estos preciados momentos familiares sin sacrificar la diversión, el romanticismo y el descanso de las vacaciones de los adultos», asegura Frank Sibille, director general de Área.

El hotel ha cuidado hasta el último detalle para dotar al club infantil del lujo y la calidad que desde hace décadas caracterizan al Marbella Club. Para ello, han confiado en la empresa nacional Minimec, especializada en mobiliario infantil. La antigua cuadra que el príncipe Alfonso de Hohenlohe -impulsor del Marbella Club en la década de los 50 de pasado siglo- transformó en su lujosa vivienda marbellí han sido ahora recuperada como un pequeño pueblo en el que se ubica el club. Su diseño permite el desarrollo de actividades tanto dentro como fuera de la villa.

Es el propio niño el que podrá diseñar su programa de ocio y formación a partir de la completa oferta, que pasa por el arte y las manualidades (podrán aprender a pintar el estilo Picasso, dibujar paisajes del jardín o hacer un modelo de sí mismos a escala natural); música y danza (flamenco, guitarra española, yoga o pilates); deportes y actividades de playa; jardinería (podrán cultivar o recoger productos del huerto del hotel); taller de aromas (creando sus propios perfumes); o taller de cocina (elaborando platos con los productos de la huerta). Todo ello se completa con otras actividades como barbacoa o sesiones de cine. «Los niños pueden ademá interactuar con distintas variedades de aves reales, como águilas y búhos en las visitas que realiza regularmente un criador de aves locales, de la misma manera que los jóvenes Hohenlohe se divertían en el jardín con los asnos y halcones hace medio siglo», indican desde el club haciendo historia de las instalaciones.

El Kid's Club permanece abierto todo el año con actividades que están dirigidas por un equipo de profesores bilingües y monitores. Además, durante el curso escolar se ofrecen actividades extraescolares que incluyen un profesor de apoyo para hacer los deberes, recibir clases de cocina, música idiomas o informática.

Este original centro no sólo está pensado para clientes del hotel, que además pueden solicitar un bono de 16 semanas. También abre sus puertas para familias de Marbella que puede comprar una inscripción anual con un coste de unos 5.000 euros por dos niños.