Diario Sur

La Milla de Oro despierta de la crisis del ladrillo con nuevas promociones y ventas sobre plano

Caseta de ventas con piso piloto de Benalús, en plena Milla de Oro.
Caseta de ventas con piso piloto de Benalús, en plena Milla de Oro. / Josele-Lanza -
  • El sector inmobiliario inicia una recuperación selectiva de la mano de proyectos con pocas viviendas de alta calidad y precios por encima del millón de euros

Un enclave privilegiado, rodeado de zonas verdes, sin obstáculos a la vista, con muy pocos vecinos, alta calidad y un diseño innovador. Son las características que reclama el nuevo mercado inmobiliario que renace en la Costa del Sol con nuevas demandas. Atrás quedaron las macrourbanizaciones de similar estética que durante los años del ‘boom’ crecieron como setas a lo largo y ancho del litoral. La crisis dejó noqueado a un sector que comienza a despertar de la mano de proyectos basados en la alta gama. Se trata de complejos con muy pocas viviendas y exclusivas y, lógicamente, dirigidos a bolsillos pudientes. En Marbella, son este tipo de promociones las que echan a andar. La avenida Príncipe Hohenlohe, lo que se conoce como Milla de Oro, y Sierra blanca son los principales puntos de atracción para los inversores. Muchos de ellos compraron en su día un suelo sobre el que no se atrevieron a edificar por el desplome del mercado. Ahora, expresiones que parecen de otra época como casetas de obra, pisos piloto y memoria de calidades recobran sentido y la venta sobre plano vuelve a ser una realidad.

«Ya tenemos vendidas dos de nuestras viviendas. Los clientes son ciudadanos extranjeros, aunque también se han interesado por este proyecto algunos españoles del norte», explica Nicolas de Zutter, responsable de ventas de Marbella for Sale, que comercializa Diamond Beach, un exclusivo complejo ubicado en plena Milla de Oro, casi a pie de la N-340. En este caso, una empresa familiar procedente del País Vasco es la encargada de desarrollar una inversión que ronda los siete millones de euros solo para la primera fase en la que se levantarán cuatro exclusivas villas. Viviendas de entre 460 y 600 metros cuadrados, dotadas de «las mejores calidades», con piscina y ascensor propio, y precios que oscilan entre los 1,3 y los 2 millones de euros.

Casetas de obra y grúa de la promoción Diamond Beach.

Casetas de obra y grúa de la promoción Diamond Beach. / Josele-Lanza -

«Estamos hablando de una de las últimas parcelas que se vendieron en la Milla de Oro, cerca de la playa, y además de un proyecto más moderno, que es lo que se está demandando a día de hoy», explica De Zutter, quien habla de un cliente mayoritariamente del norte de Europa que fija su interés en viviendas «con mucha luz, cocinas abiertas, y cerca de la playa». Apenas acaban de iniciarse los primeros movimientos de tierra y el interés suscitado, aseguran, «va creciendo», lo que animará a la puesta en marcha de la segunda fase. La fecha prevista para la entrega de las primeras villas es marzo de 2016.

Tendencia

Los últimos datos del Ministerio de Fomento sitúan a Marbella a la cabeza del ranking de destinos nacionales con mayor número de viviendas vendidas (un incremento de casi el 24% en 2013). Además, ha sido la única ciudad en la que subieron los precios en el último año. Los constructores confían en que esta situación se convierta en tendencia cara al próximo ejercicio. Otro factor que favorece el despegue del sector de la construcción en Marbella es la escasez de stock. Apenas hay viviendas sin vender y las que existen no despiertan interés. Así lo vieneN defendiendo desde hace tiempo promotores como Ricardo Arranz, quien llega a calificar la reserva inmobiliaria de «producto caduco y desfasado». El presidente del grupo empresarial Villa Padierna Hotels and Resort considera que en la innovación y en la selección de los mejores productos para adaptarlo a las necesidades del cliente está la clave de la recuperación del sector inmobiliario. En su caso apuesta por los productos Residence y Private Residence Club. Ambos permiten al cliente reducir costes de mantenimiento para su segunda residencia en la Costa del Sol mientras pasan la mayor parte del año fuera de ella.

«En Marbella no hay construcción nueva desde 2006 o 2007. Estamos pasando la crisis, y eso favorece a ciudades como Marbella, donde los precios no bajaron tanto como en otros destinos», explica De Zutter quien asegura que, no obstante, «es imposible volver a los precios de antes de la crisis porque el comprador que empieza a llegar busca algo distinto y exclusivo, pero también a buen precio».

A unos metros de donde se levanta la grúa de la obra de Diamond Beach, otra promoción empieza a dar los primeros pasos. ‘Feel the Marbella Style’. Con ese lema se presenta Benalús, una nueva zona residencial en plena Milla de Oro que se levantará en una superficie de más de 9.000 metros cuadrados de los que 5.700 metros van destinados a la urbanización interior, zonas comunes y privadas para el esparcimiento como zona ‘chill out’ , piscinas, jardines, gimnasio y spa.

En este caso la idea de los promotores, un grupo empresarial vasco, es iniciar las obras durante el primer trimestre del próximo año. Con una inversión prevista de unos 20 millones de euros, se levantarán tres bloques con un total de 30 viviendas. Hace solo unos días abría sus puertas la caseta de ventas, aunque la comercialización sobre plano cuenta ya con algunas reservas previas de clientes del norte de España, indicaron fuentes de la empresa.

La oferta de Benalús consiste en viviendas en planta baja, además de dúplex, y penthouse (las plantas superiores disponen de piscina privada), de tres y cuatro dormitorios y precios que oscilan entre los 800.000 y 1,5 millones de euros. Junto a la oferta de altas calidades, los promotores han apostado por «un diseño muy cuidado para garantizar las vistas», afirman. En el caso de Benalús, coinciden al señalar a ciudadanos del centro y norte de Europa como el mercando en alza que demanda un nuevo modelo constructivo en zonas exclusivas de Marbella.

Estas primeras promociones de la ‘nueva era constructiva marbellí’ se esmeran por ofrecer hasta el último detalle. «Lo que se está demandando es un recinto que ofrezca la tranquilidad de los servicios de una comunidad, pero en un recinto exclusivo y en el que se garantiza la privacidad».

Entorno de Sierra Blanca

El entorno de Sierra Blanca es otro de los rincones en los que el nuevo cliente extranjero pone sus ojos. El grupo Sierra Blanca Estates acaba de anunciar la puesta en marcha de The World Marbella, el innovador proyecto que sustituye a las altas torres de pisos programadas por sus promotores. Un total de 112 apartamentos distribuidos en cinco edificios icónicos. Pisos de entre 1,3 y 3,5 millones de euros. Muy cerca, en el Camino de Camoján, inversores españoles y rusos se dan la mano para desarrollar Los Ceibos de Marbella, un complejo residencial de 14 apartamentos de entre 400 y 500 metros cuadrados de superficie con cuatro dormitorios y un entorno dotado de zonas verdes, spa, piscina y jardines. En solo unos días arrancará la comercialización sobre plano, una vez que se presente el proyecto básico en Urbanismo, con la idea de arrancar las obras durante el próximo año.

En este caso los precios se disparan alcanzando los tres millones de euros el más barato y los 7,5 millones de euros de los áticos. No parece que el coste represente un obstáculo. Así al menos lo reconocen en la empresa. «Existe demanda de este tipo de producto exclusivo. Se ha hecho un estudio de mercado que así lo revela. Pero está claro que esa demanda se focaliza hacia proyectos exclusivos», recalca un portavoz.