Lucía Alarcón: «Toronto es la ciudad ideal para integrarte en sociead y educarte»

Lucía Alarcón Cuevas posa con Toronto al fondo.
Lucía Alarcón Cuevas posa con Toronto al fondo. / SUR
  • La azafata de vuelos y auxiliar de relaciones públicas llegó a la capital de Canadá y trabajó en eventos de publicidad y congresos. Está casada con un empresario de la construcción y tiene un blog donde escribe de moda y cocina

Hace algunos años y por amor, Lucía Alarcón Cuevas, nacida en Mijas Pueblo el 4 febrero de 1984, llenó una maleta de ilusiones, buenas intenciones y ropa –una de sus grandes pasiones– para poner rumbo a la ciudad más habitada de Canadá, Toronto.

La mayor de tres hermanas, con estudios superiores de azafata de congresos y Auxiliar de relaciones públicas, no tuvo miedo de cruzar el Atlántico y emprender una nueva vida en la capital económica de uno de los mayores países de América del Norte. Desde entonces y hasta hoy, ha realizado muchos trabajos. El actual, es de administración en una empresa de construcción de su marido. No está relacionado con sus estudios, pero admite que todo lo hace «para mantener viva la motivación para seguir educándome e integrándome en la sociedad».

Su vida personal le enseñó a ser independiente, aunque aún recuerda que, ya en la ciudad con 2.615.060 residentes censados «mí, aprender a utilizar el transporte público fue todo un reto». Toronto, por su extensión, tiene en esta red pública 400 líneas de autobuses, 12 de tranvías, una red de metro que recorre 70 kilómetros e incluso barcos-taxi.

Lo que más le sigue sorprendiendo de la capital financiera de Canadá es su «diversidad étnica, que ofrecen un abanico de posibilidades y brinda la oportunidad de conocer otras culturas sin necesidad de viajar». No en vano, la capital de la provincia de Ontario tiene en su haber ser la mayor ciudad del mundo en porcentaje de residentes no nacidos en el propio país. Diversos estudios resaltan que sobre un 49% de los habitantes no ha nacido en Canadá.

Toronto se considera también el centro de la cultura canadiense anglófona. Para Alarcón, enfrentarse a diario a tal cantidad de personas hablando en este idioma le ha permitido desarrollarse profesional y personalmente.

Por otro lado, y gracias a su español nativo se relaciona con hispanos procedentes de México, Costa Rica, Venezuela o Colombia. «Con ellos he disfrutado de muchas gastronomías», reconoce. Y esto también le viene muy bien para poner al día el blog que desde 2013 tiene y redacta en su idioma –http://lululovestravel.blogspot.com.es/– donde comparte recetas, consejos de belleza y también de moda.

Los servicios de telecomunicaciones, arte, cultura e incluso la industria aeroespacial, son los segmentos más potentes en Toronto, ciudad en la que donde durante todo el año hay una diferencia de seis horas con respecto de Mijas Pueblo, la localidad natal de Alarcón.

Hermana mayor

‘Lulú’, como la llaman cariñosamente sus amigos y su familia, visita su tierra cada vez que puede. Está casada y trabaja «sobre todo los fines de semana». En la localidad costasoleña tiene a toda su familia, que siempre están encantada de recibirla en casa. Empática y educada, conserva también en su agenda telefónica contactos de compañeros de clase a los que les separa la distancia, pero no la comunicación ni las confidencias.

A lo largo de todos los años que lleva residiendo en el país norteamericano ha aprendido que algunos detalles de la idiosincrasia de los torontianos: «las personas suelen ser muy correctas». De este modo cuando comenta donde nació los canadienses, en general, aseguran que «España es un país precioso». Sobre la visión que tienen de nosotros resume que «muchos van de vacaciones fascinados por nuestra cultura».