«No me podía creer lo bien que funciona la Sanidad en Alemania»

Lo peor de Alemania para Mari Carmen es el clima.
Lo peor de Alemania para Mari Carmen es el clima. / Sur
  • María del Carmen Riveros González, enfermera en Hamburgo

  • Esta joven toloxeña de 27 años se marchó hace tres años a buscarse un futuro a Alemania, algo que ha conseguido después de haber luchado y haber estado «muy sola»

La historia de Mari Carmen Riveros no dista mucho de la de tantos miles y miles de jóvenes que en los últimos tiempos han salido de España para «tener un futuro de verdad». «Hace tres años tome la decisión de irme fuera de España porque tras terminar la carrera estuve seis meses buscando trabajo y no encontré nada, ni como enfermera ni como protésico dental» -cuenta Mari Carmen-, que tiene los dos títulos. Aunque la primera opción que barajó fue Inglaterra, la mayoría de las ofertas de trabajo que le llegaron le pedían un nivel muy alto de inglés, «que yo no tenía», por lo que también miró la posibilidad de marcharse a trabajar como 'au pair', pero fue en ese preciso momento cuando a través de unos compañeros de la Universidad se enteró de que estaban buscando enfermeras para trabajar en Alemania sin ningún tipo de requisitos extra, «es decir, que no hacía falta conocer un idioma del cual no hablaba ni media palabra». Decidió mandar su currículum y la seleccionaron, por lo que se marchó -hace ya tres años- a vivir a Hamburgo.

Cuenta Mari Carmen que los primeros seis meses, en los que trabajó en una residencia de ancianos, fueron muy duros. «El hecho de no poder comunicarte con nadie, ese largo y durísimo invierno y sobre todo estar sola; quizás eso era lo peor. Poco a poco fui conociendo gente en mis clases de alemán -a las cuales iba a diario- y así poco a poco se hizo más amena mi estancia allí. También conocí a quien hoy es mi pareja, un alemán que me ayuda muchísimo y al cual le debo el hablar así de bien alemán».

En esta residencia estuvo prácticamente dos años, hasta que su nivel de alemán fue lo suficientemente alto como para dar el salto y trabajar en un hospital. Dice que fue entonces cuando su vida cambió de verdad, sobre todo a nivel profesional, porque el trabajo en la residencia era «exclusivamente como auxiliar de enfermería». Es precisamente en este tiempo cuando Mari Carmen se ha dado cuenta de que la proyección vital empezó a hacerse realidad. Además, asegura que en estos meses todos sus compañeros en el hospital le han ayudado en todo los posible, sobre todo en lo relacionado a las cuestiones que tienen que ver con un idioma que hasta hace muy poco era totalmente desconocido.

Viajar como hobby

Mari Carmen, eso sí, tiene claro que es lo 'peor' de vivir en Alemania: el tiempo. «La vida aquí en invierno es un poco aburrida debido al mal tiempo, ya que hace mucho frío y apenas hay horas de luz. Lo que llevo peor es que a las 4 de la tarde sea de noche». Respecto a la rutina, Mari Carmen señala que básicamente se resumen en trabajar en distintos turnos en el hospital, ir al gimnasio, quedar con unas amigas españolas y sobre todo conocer nuevos lugares. «Mi hobby de verdad es viajar, intento salir bastante de Alemania cuando tengo tiempo, ya que me encanta conocer nuevos ciudades y países».

En cuanto a las cosas buenas que tiene Alemania, esta joven de Tolox es aún más específica. Habla muy bien de lo «ordenados que son para todo», pero también de sus ayudas sociales y del sistema sanitario. «Allí puedes ir al médico y pedir una cita para un especialista para cuando uno quiera, aunque sea para el día siguiente; o que te pregunten qué día te quieres operar. Realmente hay cosas que no me podía creer». Eso, por supuesto, sin contar la estabilidad laboral, ya que en su caso propio, no han tardado ni seis meses en hacerla fija en el hospital.

Mari Carmen está segura que los alemanes ven a los españoles como gente preparada, y afirma que están «encantados con que vayamos allí», y por eso le da pena sentir que España está ahora incluso peor que hace tres años. Eso no le impide pensar constantemente que le gustaría volver aquí, «y enseñar mi pueblo blanco y el mejor balneario que hay en el mundo», pero de momento se queda allí. «En Alemania tengo un futuro, en España no».