Luis Javier Mesa: «Canadá ofrece abundantes oportunidades profesionales»

Luis Javier Mesa, con el ‘skyline’ de la ciudad de Calgary a sus espaldas
Luis Javier Mesa, con el ‘skyline’ de la ciudad de Calgary a sus espaldas
  • Este licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte salió de Fuente de Piedra en busca de un futuro mejor, y ahora trabaja en la ciudad de Calgary, con la segunda mayor empresa de construcción de Canadá

Luis Javier Mesa, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, llegó a Canadá con una visa de trabajo para un año llamada ‘Working Holiday Visa’ que ofrece el gobierno canadiense a una media de 700 españoles al año, con la intención de viajar alrededor del país y trabajar para poder cubrir los gastos y ahorrar algo. Sin embargo, la mayor empresa de construcción de EE UU y la segunda en Canadá le ofreció un contrato de trabajo para un año, con posibilidad de renovar dos años más y optar luego a la residencia permanente.

De esta forma, este villafontense, que viajó buscando libertad, escapando de la comodidad y queriendo sentir que puede manejarse a miles de kilómetros de su hogar, lleva ya más de un año en la ciudad de Calgary, situada en la provincia de Alberta, la cual posee una de las economías más fuertes del país. Según Luis Javier, esta ciudad ofrece «abundantes oportunidades profesionales tanto desafiantes como gratificantes en numerosos sectores» y asegura que en general la ciudad es «segura y muy tranquila» y esta rodeada de parques, ríos, lagos y montañas para disfrutar si gustan las actividades al aire libre

A los tres días de llegar consiguió trabajo en el sector de la carpintería en el hotel más lujoso de la ciudad sin contar con ninguna experiencia en el sector. A la semana, gracias a su dominio con el inglés, ya estaba de encargado de un grupo de hispano-parlantes. «Conocer el idioma ayuda muchísimo a encontrar trabajo y a tu manera de desenvolverte y de integrarte en país», asegura Luis Javier quien añade que los salarios son altos pero el nivel de vida también y pone como ejemplo el precio de una cerveza que cuesta unos cuatro euros.

Este joven de 33 años, vecino de Fuente de Piedra, se marchó de su pueblo debido a la situación económica por la que atraviesa el Estado. Salió en busca de un futuro mejor, con la esperanza de ahorrar y volver luego a España con algún dinero para poner en marcha algún negocio o hacer alguna pequeña inversión. No obstante, a día de hoy no tiene fecha de regreso, ya que si todo le va bien, espera estar algunos años allí, sobre todo por la gente «tan interesante» que está conociendo.

Sin embargo, el clima, la gastronomía, la familia y los amigos tienen mucho peso y cuando llega el frío con temperaturas de hasta 45 grados bajo cero, o «cuando veo a mis amigos en facebook en la playa y comiendo pescaíto frito me pongo malo, pero si tienes un objetivo claro y miras las cosas con optimismo se pasan muy buenos momentos, te sumerges en otra cultura lo cual es enriquecedor y conoces otras formas de ver la vida», señala Luis Javier quien reconoce que a veces «tengo bajones y me acuerdo de mi familia, amigos, las ferias y romerías, el clima y de las cervecitas con tapa... en estos momentos me gustaría estar de vuelta al instante, pero afortunadamente con una llamada por skype a mi hermano y unos whatssap a la familia y amigos se me pasa».

Pero Canadá también le ofrece disfrutar de sus pasiones: los deportes de aventura en el medio natural. «Aquí tengo la oportunidad de realizar kayak en aguas bravas, senderismo en parajes impresionantes, esquí en multitud de estaciones por todo el país, escalada, pesca....», enumera entusiasmado.

Para Luis, Canadá es un país más que lleva en la mochila, ya que ha vivido tres años en Reino Unido en diferentes ciudades y ha conocido a gente «estupenda».