Estás en: >
Vivir por amor al arte
Actualizado: 10:32

en casa de...

Vivir por amor al arte

En un edificio de la plaza de la Merced han establecido su centro de operaciones tres creadoras emergentes que se hacen llamar Las Buhoneras. Un laboratorio para la experimentación artística sin muros

10.02.14 - 10:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vivir por amor al arte

la vida es mejor ponerle un poco de purpurina. O «brillositud», como dicen ellas. Las Buhoneras, un colectivo femenino plural formado por tres jóvenes artistas emergentes, reivindican en cada uno de sus proyectos el derecho a deslumbrar de los objetos cotidianos casuales, incluso de aquellos que suelen causar rechazo, esos con tintes kitsch, folclórico o ‘pseudochori’ que sólo podrían reinar en los ojos puros de la infancia. Los antiguos ‘todo a cien’, ahora chinos por doquier, se han convertido en proveedores oficiales de este ‘arte chotuno’, tal y como ellas lo definen, que al igual que ocurrió con el Arte Povera «nace de la necesidad y no sólo de la inspiración», sentencian. «La precariedad es la compañera inseparable del artista, es algo que hemos aprendido al conocer a creadores geniales que no viven de su obra», aseguran Isabella de Haro, Paula Villegas y Lai Zaragoza. Un martirio con el que están dispuestas a convivir en feliz matrimonio, que por ahora ha instalado su nidito de amor en el mismo lugar en el que hace más de un siglo nació un genio universal de la pintura: Picasso. Afirman que este hito es casual y bromean diciendo que «la influencia del artista les ha llevado a fantasear con la idea de vivir del arte, esto es, haciendo un par de agujeros en la pared y piéndole a Pablo que les regale un cuadrito».

Por ahora, esta casa situada en la primera planta de un edificio de la plaza de la Merced con vistas a la estatua del maestro anda sobrada de creatividad, no sólo por la ingente cantidad de proyectos que nacen de manos de Las Buhoneras, sino por los creadores que la visitan a diario y que la han escogido como escenario de su obra. Así, por ejemplo, tras la primera mudanza, en tan solo tres días ya se celebró en la casa la exposición ‘Estudio Abierto’ a cargo del Colectivo Tuttifrutti Productions. Le siguieron muchas iniciativas más: fue el set de rodaje del corto ‘Clóset’ de Rakesh B. Narwani y del videoclip de Santos de Goma ‘Té y desilusión’ de Biktor Kero, espacio para los mercadillos ‘Now or Never’ y ‘Brillositud’ de Las Buhoneras, y escenario del concierto acústico privado de Neuman a cargo de Bragas Voladoras; sede de montaje del documental ‘15M: Málaga Despierta’ y otras tantas propuestas que ahora cuelgan en este museo vivo de la creatividad.

«Nuestra casa representa más que un hogar y la sentimos como un sitio acogedor que respira historias y donde la gente que entra con sus propuestas y proyectos encuentra en ella un refugio con menos limitaciones que el exterior para llevarlos a cabo», apuntan. En cuanto al sitio en sí, la estética bohemia hace gala en sus habitaciones sin pretensión alguna: muebles dispares que no combinan entre sí, restos de rodajes como lámparas, artículos «que alguien sustituyó por otros más bonitos», pinturas de Paula, una maceta de tronco de brasil muerta donde afila sus uñas Clicli (el gato «odioso amoroso» de la familia), una funda de guitarra que puede que albergue una guitarra, el ‘sofá ventrílocuo’ (denominado así porque engulle de tal forma al que se sienta que las piernas se le quedan colgando a modo de muñeco)... un caos controlado que toma cuerpo con el atrezzo infinito de películas, libros y música. En sus estanterías se exponen, como joyas, nombres como Cartier-Bresson, David Lynch, Ingmar Bergman, Kubrick o Cappa, entre otros.

De esta forma hacen honor a su nombre, Buhoneras, que escogieron después de su primer e inocente intento de dar salida a sus creaciones vendiéndolas junto a todo tipo de objetos en un puesto del paseo marítimo. «Ese día descubrimos que viviríamos por amor al arte y no de él», indican con desparpajo. Sin pretenderlo, entre tanta mezcla emerge cierto espíritu almodovariano muy auténtico. Esta estética destaca sobre todo en uno de los rincones favoritos de Isabella, Paula y Lai: la cocina. Sus azulejos retro contrastan con el colorido y la estela fulgurante de los materiales con los que trabajan las artistas, que han instalado su estudio en la antigua despensa de la casa. Desde este laboratorio de la locura hiper productiva dan vida ahora a uno de los proyectos que han acogido con más cariño por ser la primera exposición individual como Buhoneras. Se trata de una iniciativa reivindicativa en cuanto al género, la exposición ‘Nuestras Santísimas’ enmarcada en el Festival Miradas de Mujeres. Con ella homenajean «el gran trabajo que han hecho visionarias de la talla de Frida Kahlo, Clara Campoamor, Marina Abramovic y Hanna Höch, a las cuales hemos hecho sendos altares, ascendiéndolas así a categoría de santas». Esta muestra se podrá disfrutar del 14 de febrero al 11 de abril en la Sala Robert Harvey del CEIP Nuestra Señora de la Candelaria en Benagalbón. Aunque habrá que esperar para verla, se puede adelantar que el trabajo resplandece por su autenticidad y la ilusión con la que Las Buhoneras han decidido brillar en un mundo, el del del arte, cuyas estrellas a veces se olvidan de divertirse.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Malagatrend
más videos [+]
Malagatrend

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.