Full, el vaso medio lleno

Javi Valencia, en un momento de la actuación en la sala Velvet.
Javi Valencia, en un momento de la actuación en la sala Velvet. / Laura Pérez
  • La Sala Velvet recibió a los sevillanos, que giran con su primer disco, en un concierto en el que sonaron demasiado parecidos a todo lo ya existente

Esto de lo conciertos es como el Top Gun de la feria: Algunos vomitan y otros lo pasan bien. Full enviaba un mensaje de esperanza anunciando una hora antes de su concierto el lleno absoluto, aunque tampoco sea difícil llenar la Sala Velvet. He visto llenos holgados, como el de ayer, y llenos apretados, hasta con grupos malagueños. Tampoco fueron lo mejor que haya pasado por ese pequeño escenario. Con estos ingredientes se cocina un concierto cortito -tan sólo tienen un disco- en una primera gira que abre la puerta a la esperanza para que, en el futuro, todo salga a pedir de boca.

Como es habitual en Velvet, un poco tarde, y con unos Oudry que no engancharon al público, subían al escenario los sevillanos. Javi Valencia (voz y guitarra), Bubby Sanchís (guitarra y coros), Jesus Gutiérrez (bajo), Jaime Gutiérrez (batería). Impecables en lo musical y con un Bubby sobresaliente, quizá tengan un handicap: suenan demasiado parecidos a todo lo ya existente. En una canción son Vetusta Morla, en otra a Supersubmarina, la siguiente es de Iván Ferreiro y así. Aún no son ellos.

Además Full, y sobre todo su frontman, lo ponen todo demasiado sencillo. “Ahora va a sonar 'Distintos'”. “Esto es 'Otra vez'”. “Toca 'Adiós'”. El parón entre canción y canción es como un soso mitin de Rajoy. Letras, algunas fáciles de corear, entre pistolas, temporales y amores asincrónicos. La última vez que estuvieron en Málaga fue en el 101 Sun Festival, a las 12 de la mañana, con un sol de justicia. Son un grupo, sin duda, de festival, de continuidad. De no desagradar. De calcular al milímetro cada salto del público y hasta ese automatismo es un pecado. No es un grupo de cuernos, pero puede que lo sea algún día. Y tras haber sudado -poco- llega 'Inmortales'. Silencio en la sala, una sola guitarra y un portento de voz, Javi. Todo hay que decirlo.

Se dejaron la piel sobre el escenario con casi todos los temas de su disco, dos singles nuevos (uno potente: 'Aullidos') y otro rescatado a petición del público. Sabíamos a ciencia cierta que iban a versionar 'Creep' y fue un cover tan particular que casi no se reconoce hasta que comienza el estribillo. Algunos pensarán que eso es bueno, otros que no. Y para la descarga final 'Quiénes somos realmente' y Atraco. Esas canciones que llamamos 'de saltar'. Y bueno, se agradeció la traca.