«¡Viva la huelga feminista!». El Manifiesto del 8M en Málaga

«¡Viva la huelga feminista!». El Manifiesto del 8M en Málaga

Este es el texto que se leerá este Día Internacional de la Mujer en la plaza de la Constitución

COORDINADORA 8 DE MARZO-MÁLAGA

Hoy, 8 de Marzo, las mujeres de todo el mundo estamos convocadas a la Huelga Feminista. Somos mujeres diversas: de todas las edades, etnias, culturas, identidades y orientaciones sexuales. Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas. Hoy juntas paramos el mundo y gritamos: ¡BASTA! de discriminaciones, humillaciones, marginaciones, exclusiones y violencias machistas que vivimos las mujeres.

¡BASTA! De justicia patriarcal que no nos considera sujetas de pleno derecho.

¡BASTA! De violencia contra las profesionales y las defensoras de derechos.

¡BASTA! De medios de comunicación que promueven una imagen de la mujer cosificada.

Exigimos que el Pacto de Estado contra las violencias machistas –por lo demás. insuficiente– se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas. Denunciamos la violencia sexual como expresión de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo, que afecta de modo aún más marcado a mujeres en situación de vulnerabilidad como migrantes, trabajadoras domésticas y mujeres con diversidad funcional.

Denunciamos también la explotación de las mujeres en la pornografía, la prostitución y la trata. Denunciamos los intentos de legalización de la maternidad subrogada, otra forma más de explotación de la sexualidad y la capacidad reproductora de las mujeres. Exigimos una sociedad libre de opresiones, de explotación y violencias machistas. Es urgente que nuestra reivindicación Ni una menos sea una realidad.

¡BASTA! de opresión por nuestras orientaciones e identidades sexuales! Somos diversas y nos queremos libres. Somos las que sostenemos la vida. El trabajo doméstico y de cuidados que hacemos las mujeres es imprescindible para que la vida se reproduzca. Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la distribución de este tipo de tareas en el ámbito privado y el compromiso de los gobiernos para garantizar servicios públicos de calidad.

¡BASTA! de discriminación salarial por el hecho de ser mujeres, de menosprecio y de acoso en el ámbito laboral. Denunciamos estar sometidas a condiciones laborales precarias, marcadas por la temporalidad, los bajos salarios y las jornadas parciales no deseadas. Denunciamos cobrar menos que los hombres por el mismo trabajo.

Denunciamos que ser mujer sea la principal causa de pobreza. La precariedad se agrava para muchas de nosotras por tener mayor edad, ser migrada y estar racializadas, por tener diversidad funcional o una imagen alejada de la normatividad. Exigimos que nuestra situación laboral nos permita desarrollar un proyecto vital con dignidad y autonomía; y que el empleo se adapte a las necesidades de la vida: el embarazo o los cuidados no pueden ser objeto de despido ni de marginación laboral, ni deben limitar nuestras expectativas personales ni profesionales.

Exigimos también las pensiones que nos hemos ganado. Exigimos que el tiempo dedicado a tareas de cuidado, o en trabajos agrícolas y ganaderos no reconocidos, sea incluido en el cálculo de las pensiones al igual que el trabajo laboral y luchamos por la ratificación del convenio 189 de la OIT que regula el trabajo doméstico.

¡BASTA! de neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único. Exigimos que la defensa de la vida se sitúe en el centro de la economía y de la política. Exigimos ser protagonistas de nuestras vidas, de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercadería ni objeto. ¡¡Basta ya de ser utilizadas como reclamo!!

Exigimos que se impongan medidas efectivas para acabar con los sesgos de género en la investigación médica y farmacológica y con la violencia obstétrica, la violencia ginecológica, y la violencia en la atención médica general que sufren las mujeres.

Exigimos una educación pública, laica y feminista, con implantación efectiva de la coeducación en todos los ámbitos e inclusión de la perspectiva de género en todas las materias. Exigimos la inclusión de la educación afectivo-sexual y la aplicación de medidas efectivas para no permitir una sola agresión machista ni por diversidad sexual en las aulas.

¡BASTA! de racismo y exclusión. ¡No a las guerras y a la fabricación de material bélico! La consecuencia directa de las guerras son millares de mujeres refugiadas por todo el mundo, mujeres que estamos siendo victimizadas, olvidadas y violentadas. Denunciamos los recortes presupuestarios en los sectores que más afectan a las mujeres: el sistema de salud, los servicios sociales y la educación.

¡VIVA LA HUELGA DE CUIDADOS, DE CONSUMO, LABORAL Y EDUCATIVA!

¡VIVA LA HUELGA FEMINISTA!

¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!

La huelga feminista no acaba hoy:

¡SEGUIREMOS HASTA CONSEGUIR EL MUNDO QUE QUEREMOS!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos