«La vida de las personas con trastorno obsesivo compulsivo es un infierno»

«La vida de las personas con trastorno obsesivo compulsivo es un infierno»

Más de 15.000 malagueños sufren TOC y tienen pensamientos recurrentes que les obligan a llevar a cabo conductas repetitivas

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Más de 15.000 malagueños sufren trastorno obsesivo compulsivo (TOC), que se caracteriza por la aparición de pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación. El TOC se manifiesta con conductas repetitivas dirigidas a reducir la ansiedad asociada. Esta enfermedad mental se abordará mañana viernes con la proyección de la película 'Reparto obsesivo', a las ocho de la tarde en la sala Unicaja de conciertos María Cristina. La entrada será gratuita. Previamente, habrá una charla para explicar lo que es el TOC, en la que intervendrán la psiquiatra Marta Pérez Gaspar y el fundador y presidente de la Asociación Granada TOC, Aurelio López Reina, y habrá un turno de preguntas. «La vida de las personas que sufren TOC es un infierno», aseguró López Reina.

La película, que dura 50 minutos y está patrocinada por la Fundación Unicaja, se basa en un caso real y en ella participan 17 actores, de los que 14 tienen TOC. «El trastorno obsesivo compulsivo es un gran desconocido para la sociedad, que tiene una imagen distorsionada de este padecimiento. La película lo que busca es que la gente sepa lo que es el TOC, una enfermedad que provoca un gran sufrimiento y que no debe nunca tomarse a risa», explicó López Reina, que agradeció la colaboración prestada por la Fundación Unicaja.

Mañana se proyectará en la sala María Cristina una película sobre este trastorno basada en hechos reales

Aunque la persona sabe que el pensamiento que tiene reiterativamente es absurdo, no puede evitar llevar a cabo una conducta repetitiva. Así, hay enfermos que comprueban una y otra vez que han cerrado una puerta, otros cuentan el dinero sin parar, no pisan una raya en la calle, porque temen que si lo hacen les ocurra algo malo, se lavan continuamente las manos o se pasan hasta siete horas en la ducha. «Todos esos pensamientos provocan un sufrimiento atroz. La persona con esas ideas sabe que no debería mantener una conducta repetitiva, pero no puede evitarlo», señaló el presidente de TOC Granada. Y puso como ejemplo que hay enfermos que querrían cerrar los ojos y no despertarse cuando se dan cuenta de que sus padecimientos les hace infelices y les aísla social y familiarmente.

«Los pacientes con TOC llevan una doble vida. Tienen que estar todo el rato fingiendo para que la gente no se dé cuenta de lo que les pasa. Se avergüenza de su trastorno, pero no pueden salir de esa situación por sí solos, lo que hace que no duerman ni descansen bien», comentó Aurelio López Reina, que lamentó que se ridiculice a las personas con trastorno obsesivo compulsivo. Según indicó, hay enfermos a los que el TOC los conduce a una depresión. «Es muy doloroso ver que gente buena lo pasan muy mal por culpa de un trastorno mental que no se puede controlar y que, si se une a una depresión, es mucho más complicado de tratar», puso de manifiesto López Reina, que sabe de primera mano lo que es el TOC, porque uno de sus hijos lo sufrió, lo que le hizo crear la asociación que preside con la finalidad de ayudar a los pacientes.

La terapia más eficaz  contra el TOC es la cognitiva conductual de exposición y prevención de respuesta (EPR). A través de ella, se hace ver a los pacientes que no les va a suceder nada malo, ni a ellos ni a sus familias, si dejan de tener una conducta repetitiva. Por ejemplo, que su madre no va a enfermar de cáncer si pisan una raya al andar por la calle. Si es necesario, a la terapia psicológica intensiva e integral que se da en la Asociación TOC de Granada (en la que trabajan más de 20 profesionales) se le une un tratamiento farmacológico con ansiolíticos y antidepresivos, explicó Aurelio López Reina. «En la mayoría de los casos, el TOC es un trastorno crónico, pero a través de la terapia se aprende a gestionar los pensamientos y a que estos no te condicionen emocionalmente», apostilló el presidente de la Asociación TOC Granada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos