¿Por qué el verano está siendo tan atípico en Málaga?

¿Por qué el verano está siendo tan atípico en Málaga?

Aemet explica las causas de estos días frescos y húmedos, entre las que se mezclan el levante, el terral y la temida Dana

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

¿Qué está pasando este verano en Málaga? Muchos ciudadanos se están haciendo esta misma pregunta. Días frescos, cielos nublados y chaparrones no están dentro de lo previsto para un mes de julio. El Centro Meteorológico de Aemet en Málaga explica las causas de este arranque tan atípico de la estación estival.

"Por ahora julio está siendo de otro siglo", comenta el jefe de Predicción, Fausto Polvorinos. Para comparar, cabe recordar que el pasado junio fue clasificado como "muy cálido", de hecho, fue el segundo más intenso desde que hay datos: 25,3 grados, solo por detrás de los 25,5 en 2012 y seguido de los 25,2 en 2003. Los tres meses de junio más cálidos de la historia son del siglo XXI. Con todo, el meteorólogo recuerda que no se puede comparar con lo vivido en Córdoba, donde han tenido varios días seguidos por encima de los 40 grados.

La situación ahora ha cambiado radicalmente. Ahorta, la media de las máximas es de sólo 27,1 mientras que la referencia histórica en el siglo XXI es de 31,1, esto es, cuatro grados menos. En el caso de las mínimas se nota menos y la diferencia a la baja es de 1,2 grados. La media total ahora es de 23,6 frente a 26,2 (2,6 grados menos).

"Por el dia hemos tenido cuatro grados menos de lo normal", ratifica Polvorinos. La máxima más baja se produjo el día 2 (25,8), y los termómetros no medían una cifra como esa desde el 9 de julio de 2007 (que fue igual). En lo que va del siglo XXI sólo existe una inferior, 24,8 de máxima el 1 de julio de 2006.

¿A qué se debe este atípico arranque de verano? El 24 de junio se llegó a los 26 grados de temperatura del agua del mar, que fue el cénit. Luego el viento roló a poniente y bajó de golpe hasta los 15,8 grados, el 1 de julio. Unido a lo anterior, llegaron dos oleadas de aire frío, primero desde el interior, con un terral fresco a final de mes; y luego en forma de levante. "El poniente hizo enfriar el agua, al provocar surgencias, esto es, el agua caliente se va a alta mar y es reemplazada por agua fría". Y al llegar el levante, que ya venía a temperaturas bajas, se ha enfriado todavía más y ha refrescado mucho el ambiente.

Además de todo esto, sobre todo ayer hubo mucha nubosidad y precipitaciones (casi inapreciables) que fueron provocadas por la cola de la misma Dana que ha dejado daños en otros puntos de España. No se puede olvidar que en julio en Málaga no llueve casi nunca y esta semana ha llovido aunque de manera testimonial (la media histórica es de 1,3 litros por metro cuadrado). Los dueños de coches aparcados en la calle han notado especialmente la fuerte calima de polvo africano.

¿Qué tiempo se espera?

Mañana habrá un nuevo cambio a poniente, con intervalos de terral suave, y la máxima volverá a subir, con unos 33-34 grados en la capital. El domingo sigue el poniente y en el Valle del Guadalhorce (Coín y Álora) puede subir más (hasta unos 36), mientras que en la capital bajarán a 32.

Ya la semana que viene habrá un nuevo cambio de viento a levante, previsiblemente el lunes, y hacia el miércoles se pueden alcanzar temperaturas de aviso, superiores a 38 en Antequera y Ronda. En la capital se mantendrán por debajo de 32.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos