Dificultades para coger un taxi en Málaga por el paro nacional del sector contra Uber y Cabify

Situación a primaer hora de este miércoles en la capital por la huelga./Salvador Salas
Situación a primaer hora de este miércoles en la capital por la huelga. / Salvador Salas

Los profesionales de la provincia secundan de forma parcial el paro a nivel nacional, provocando retrasos en las paradas de mayor afluencia y en la emisora

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Coger un taxi está siendo una tarea complicada este miércoles en Málaga, donde sólo está operativa la mitad de la flota como consecuencia del paro convocado a nivel nacional en protesta contra la proliferación de vehículos de transporte con conductor (VTC), que prestan servicio a través de plataformas como Uber y Cabify. La presencia de taxis en las paradas es reducida y la emisora para pedir un taxi se ha visto desbordada primera hora de la mañana debido a la falta de vehículos disponibles y también a la mayor demanda que se registraran los días de lluvia. El resultado ha sido que quienes llamaban al 952 333 333 han tenido que esperar más de cinco minutos para ser atendidos. En el momento que ha consultado este periódico había más de 30 clientes en espera.

Las paradas de los barrios son las que han quedado más desabastecidas, mientras que en las de mayor afluencia como las situadas en los hospitales o las estaciones de tren y de autobuses sí que está habiendo más rotación de vehículos. Aún así, se están registrando incidencias en momentos punta, como cuando llegan los AVE a la estación María Zambrano. "Vengo de Córdoba para una entrevista de trabajo en el Parque Tecnológico y no sé si voy a llegar a tiempo", comentaba Elena Varo tras un cuarto de hora aguardando en la parada de taxi, al igual que otra quincena de usuarios.

Donde el servicio se está prestando con total normalidad es en el aeropuerto, que ha quedado excluido del paro.

El paro a nivel nacional ha sido convocado por Fedetaxi entre las 6.00 horas del miércoles y las 6.00 del jueves 30, contemplándose además una gran manifestación en Madrid a la que se prevé que asistan varias decenas de taxistas de Málaga. La huelga contempla la fijación de unos servicios mínimos provinciales del 25% de la flota, aunque en el caso de Málaga se ha optado por elevarlos al 50%. “No podemos dejar la ciudad abandonada, por eso hemos decidido que esté operativa la mitad de la flota, de forma que en esta ocasión prestarán servicio los vehículos cuya licencia terminen en número impar”, explicó a este periódico el presidente de la Confederación y de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (Aumat), José Royón.

La protesta de hoy tiene lugar apenas dos semanas después del duro golpe que el Tribunal Supremo ha asestado al sector en su batalla contra el aumento de VTC. A través de dos sentencias, el Alto Tribunal ha concedido 80 licencias de este tipo de servicio que habían sido denegadas en 2014 por la Comunidad de Madrid, lo que a juicio de las asociaciones del gremio abre la puerta a que en los próximos meses se puedan otorgar unas diez mil más en todo el país. En el caso de la provincia de Málaga, la cascada de autorizaciones que podrían activarse y que hasta ahora están paralizadas en los tribunales ronda el millar, una cifra que reventaría aún más la proporción de un VTC por cada 30 taxis que marca la ley.

A día de hoy, esta ratio está más que rebasada en Málaga. Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Fomento, que es el que regula la actividad aunque son las comunidades autónomas las encargadas de concederlas, en la provincia hay actualmente 604 licencias de VTC frente a 2.568 taxis, sólo superada por Madrid (2.522) y Barcelona (779), lo que da lugar a una proporción de una por cada 7 taxis. Es decir, que para ajustarse al marco legal deberían estar operativas únicamente 85 VTC o, visto desde el otro lado, 18.120 taxis.

Manifestación en Madrid

A nivel nacional, Fedetaxi, la Asociación Caracol, Antaxi, Elite Taxi (FETE) y Plataforma TNT confían en que el 100% del colectivo se detenga hasta las 06.00 horas del jueves. Además, desde las 11.00 horas estas asociaciones han convocado en Madrid una manifestación, que podría congregar a más de 20.000 personas en una marcha que comenzará en la Glorieta de Atocha y concluirá dos horas después en la Plaza de Neptuno, próxima al Congreso de los Diputados.

Más de 20 taxis de época abrirán la marcha como expresión de la solicitud de mayores medidas proteccionistas ante la irrupción de servicios como Uber o Cabify, las plataformas que ponen en contacto a usuarios con chóferes que conducen vehículos con la pegatina VTC en el cristal trasero.

Los taxistas claman a las administraciones por un mayor control sobre esta actividad competidora. Se quejan de sus precios más bajos que rompen el mercado, de eludir las obligaciones fiscales, de una falta de seguridad, de intrusismo y de prácticas ilegales en la recogida de viajeros, entre otras cuestiones.

Uber y Cabify, en cambio, mostraron su satisfacción por la decisión del Supremo y dijeron que favorece a los ciudadanos y a su derecho a elegir entre diferentes alternativas de movilidad. El Gobierno, por medio del Ministerio de Fomento, ha intentado calmar los ánimos del gremio de taxistas por medio de un nuevo real decreto que regule la actividad VTC y que evite el fraude y la especulación. La norma podría ver la luz a finales de año. No obstante, para los taxistas el contenido del real decreto es insuficiente. Tanto, que no ha evitado la séptima movilización masiva en lo que va de año para exigir un mayor control de los VTC por las calles.

Los conductores de Uber han decidido por razones de seguridad no conectarse a los usuarios en el área de la manifestación en Madrid y las calles aledañas mientras dure la protesta, aunque funcionarán con normalidad en el resto de la capital durante toda la jornada. Cabify ha comunicado que operará, a su vez, con restricciones y no en todas las franjas horarias.

Unauto VTC, la asociación mayoritaria en la actividad de VTC, ha pedido hoy que se cumpla la ley para que este colectivo pueda operar "sin estar sometido al acoso y la violencia perpetrada por ciertos sectores radicales" del sector del taxi. El presidente de Unauto, Eduardo Martín, ha rechazado que las VTC estén en situación de ilegalidad y ha dicho que el objetivo de los sectores más radicales del ámbito del taxi es expulsarles del mercado y "mantener así su monopolio".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos