Soraya García Mesa: «El PSOE de Málaga ha estado años cerrado por completo y ya es hora de abrir las ventanas»

Soraya García Mesa fue la primera en dar el paso en la carrera por la secretaría provincial.
Soraya García Mesa fue la primera en dar el paso en la carrera por la secretaría provincial. / V. Abad

La precandidata a la secretaría general defiende su proyecto como el de la «renovación absoluta» e insiste en la necesidad de fortalecer las siglas para recuperar el apoyo social

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Soraya García Mesa (Ronda, 1977) es poco amiga de las etiquetas. Precandidata a las primarias por la secretaría general del PSOE en Málaga, sí luce orgullosa, sin embargo, esa condición irrenunciable de «socialista de corazón». Con ese aval, y con el convencimiento de que ha llegado el momento del «cambio», fue la primera en dar el paso y postularse para un cargo en el que, ante todo, aspira a sumar. Y en el camino –dice– está encontrando el «apoyo necesario» para convencerse de que «las cosas se están haciendo bien» y que su proyecto «genera mucha ilusión».

¿Cómo ha vivido estos primeros días de precampaña?

–Con mucha ilusión, y con la valentía de dar la convicción de libertad y democracia que confiere el socialismo, y en ese caso yo lo tengo. Cuando una tiene aspiraciones de transformar su entorno a través de las siglas que representa y a las que quiere te llega más fortaleza e ilusión para abordar el proyecto.

Ha sido la primera en presentarse. ¿En qué momento justo se decidió a dar el paso adelante?

–Ya hace tiempo que lo había estado meditando, pero cuando se celebró el congreso regional entendía que se acababan los procesos anteriores y que había llegado el momento de iniciar el cambio porque la militancia lo estaba demandando. Cuando una tiene las ideas claras, y en ese momento yo las tenía, no había que demorarse más y ponerse a trabajar.

Su programa se estructura en torno al lema ‘Recuperar Málaga’, ¿en qué sentido?

–En el sentido de recuperar la credibilidad, la conexión con la sociedad y la confianza. Esos son los pasos previos para recuperar las alcaldías y la Diputación, que son los objetivos clave para seguir transformando la provincia con las políticas socialistas.

«Hay que recuperar la credibilidad, la conexión con la sociedad y la confianza»

¿Qué carencias percibe en el socialismo de la provincia?

–Yo creo que la principal es que durante los últimos tiempos el poder ha estado concentrado en un número muy reducido de personas y entiendo que esta carencia hay que cambiarla. Para ello hay que distribuir mejor ese poder y promover un liderazgo más abierto y más fuerte.

También parecen claros los retos de recuperar la unidad del partido y rescatar el voto perdido. ¿Cuál de los dos le parece más prioritario?

–La unidad es fundamental, porque si queremos convencer a la gente de que somos capaces de trabajar para ellos lo primero que tenemos que afrontar es esa unidad. Y además, con el socialismo andaluz fuerte se conseguirá un socialismo nacional fuerte y eso no se va a conseguir usando Málaga como una pieza para debilitar, sino que el socialismo malagueño tiene servir para fortalecer otros proyectos como antesala a las elecciones autonómicas y a las próximas municipales y generales.

De los otros precandidatos, José Ruiz Espejo pasa por ser el ‘oficialista’ y Rafael Fuentes el ‘sanchista’. ¿En qué punto está usted?

–Estoy frente al continuismo y a la imposibilidad de renovación. Propongo un proyecto de renovación absoluta para fortalecer el socialismo malagueño y para eso hay que cambiar un núcleo cerrado por un PSOE abierto.

Mirar la provincia desde Benaoján, desde el interior y alejada del foco, ¿es una ventaja o un inconveniente?

–Pues yo lo veo una ventaja. Yo estoy en Benaoján, pero he tenido la posibilidad de trabajar en la Junta de Andalucía y eso te da la oportunidad de visitar, de hablar con muchos compañeros y de conocer muchas de las carencias de la provincia, incluidas las ciudades. Eso es fundamental para entender la provincia al completo. Cuando uno vive en lo rural aspira a tener lo que se tiene en las ciudades, y eso hace que se siga muy de cerca todo este proceso de evolución; y al mismo tiempo hay gente que conoce el mundo rural porque se lo han contado, pero es que yo lo he vivido. En cualquier caso, el mundo rural es fundamental tanto para la provincia como para mi partido.

«Hay reticencias a que el apoyo salga libremente porque no estamos acostumbrados a hacer procesos transparentes»

Alcaldesa de Benaoján y, si se dan las condiciones, secretaria provincial. ¿Será compatible?

–Por supuesto. Primero porque yo tengo mucha fuerza y segundo porque una responsabilidad institucional como la de un Ayuntamiento en el que gobernamos con mayoría absoluta y con un buen equipo de trabajo facilita la posibilidad de ser la secretaria general de los socialistas malagueños. Es un cargo orgánico que no interfiere para nada en lo institucional. Ahí tenemos a la presidenta de la Junta, que es también secretaria general del PSOE de Andalucía.

¿Siente el apoyo de sus compañeros?

–Sí. Siento el cariño de todos los compañeros, independientemente de las prioridades o del apoyo en un momento determinado. Lo que pasa es que hay reticencias a que ese apoyo salga clara y abiertamente porque no estamos acostumbrados a hacer procesos transparentes y abiertos.

Una cosa es el aval y otra el voto secreto. ¿Espera sorpresas?

–Tengo confianza en que estamos trabajando bien y que tenemos las ideas claras. Hemos presentado esta semana nuestro programa y creemos que va a ilusionar porque se hace desde el conocimiento de las carencias que hemos percibido en estos últimos años y de lo que nos han ido trasladando los compañeros. Estamos ilusionados pero somos realistas, porque el primer escollo que tenemos que superar es el de los avales.

¿Está en disposición de afirmar que conseguirá esos 1.300 avales?

–Estoy en disposición de afirmar que nos estamos dejando la piel para convencer a los compañeros de que no debe haber miedo en firmarlos.

En su programa apuesta por que en la nueva ejecutiva provincial se escuche el sentir de las agrupaciones locales. ¿Cree que la voz de estos grupos no ha sido la suficiente en estos años?

–Sí, ya decía antes que el poder ha estado durante años concentrado en un núcleo muy reducido y en personas muy concretas, y eso ha hecho que nos hicieran responsables de decisiones a personas que estábamos en la ejecutiva pero que no éramos parte de esa toma de decisiones. El PSOE lleva muchos años cerrado por completo y ya es hora de que se abran las ventanas y las puertas y que los militantes sean parte de las decisiones.

Una de las prioridades es diseñar una estrategia conjunta para recuperar la alcaldía de la capital «que nos dé solidez y sin vaivenes». Ahí parece que tienen un problema...

–En los dos últimos años lo hemos visto claramente, aunque no ha sido la responsabilidad de las personas que han estado. Lo que se pretende es dar estabilidad de una vez y fortalecer al referente, que en este caso es nuestro portavoz en el Ayuntamiento. Si hay una persona que está ilusionada y que además tiene el apoyo de los compañeros en Málaga capital hay que apoyarlo para que Málaga sea socialista en 2019.

Con respecto al gobierno de Diputación, apuesta por «tender puentes» con las fuerzas políticas del cambio, aunque usted está radicalmente en contra de las mociones de censura. No parece fácil el equilibrio...

–Efectivamente yo estoy en contra de las mociones de censura. Creo que estamos perdiendo alcaldías porque vivimos un espejismo: no podemos engañarnos si queremos fortalecernos, y la política de corto plazo donde no innovamos nos da la gestión de las pérdidas del PP y no de nuestras victorias. Y nosotros lo que tenemos que hacer es aspirar a ganar. Es decir, ganar la alcaldía de Málaga y ganar en votos en toda la provincia para recuperar la Diputación; y por supuesto tender puentes de diálogo que son necesarias para entendernos de cara a consolidar un inicio de legislatura en 2019 en el que tengamos la posibilidad de gobernar en la Diputación, pero no con una moción de censura.

¿Qué espera del comité provincial?

–No espero grandes novedades: que se abra el proceso y que nos den margen suficiente para conseguir los avales. Y que sea la antesala del cambio en el PSOE y del inicio de un trabajo en el que construyamos todos juntos.

Fotos

Vídeos