Ruiz Espejo: «No soy el candidato del continuismo, represento un proyecto renovador»

Ruiz Espejo: «No soy el candidato del continuismo, represento un proyecto renovador»
Mikel Casal

El pre-candidato a la secretaría general del PSOE de Málaga asegura que sus retos son lograr la unidad interna y mejorar resultados para gobernar la capital y la Diputación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Desde que el pasado miércoles anunció su pre-candidatura, José Luis Ruiz Espejo (Las Lagunillas, 1966) tiene una agenda «endiablada» en la que se mezclan sus compromisos como delegado del Gobierno de la Junta en Málaga y su campaña a la secretaría general del PSOE de Málaga. Ya ha empezado la visita a municipios para palpar el ambiente entre la militancia y ha mantenido encuentros simbólicos como la reunión con el militante más veterano, Manuel Martín Rueda, y algunos de los más jóvenes en afiliarse al socialismo malagueño. Paralelamente, ha reactivado sus cuentas en las redes sociales Twitter y Facebook. Y en este trajín, saca tiempo para atender los compromisos con los medios de comunicación para explicar su proyecto.

Y lo primero que quiere quitarse es el ‘sambenito’ de ser el aspirante del continuismo. «No, no me considero el candidato del continuismo y este no va a ser un proyecto continuista, sino que represento un proyecto nuevo y renovador. Evidentemente respetando los aciertos y fortalezas que tenemos y las bases que tenemos, pero mirando hacia el futuro y construyendo ese proyecto actualizado a lo que necesita la sociedad actual del siglo XXI en Málaga. Quiero ser el candidato de los militantes de base, porque siento ahora mismo un mayor apoyo de los militantes de base que en los cuadros y cargos del partido».

Ruiz Espejo anunció su candidatura el pasado 2 de agosto, pero la idea ya le rondaba desde hace tiempo atrás. Así, en una entrevista con SUR relató que hace año y medio ya había militantes que le animaba a presentarse y que esas peticiones han ido en aumento en los últimos meses. «Lo que me ha llevado a presentarme, en primer lugar, ha sido el ánimo de muchos militantes y el apoyo para que diera el paso, y, en segundo lugar, porque creo que puedo aportar al partido trabajo y experiencia que he tenido en otras tareas y que quiero que sirva para renovar y actualizar el proyecto del PSOE en Málaga», subrayó.

Sobre el diagnóstico presente y futuro del PSOE malagueño, el político antequerano destacó: «Tenemos que ser un partido que esté más imbricado en la sociedad, con una articulación social que nos permita conectar con muchos colectivos progresistas, que establezcamos una alianza con esos colectivos, sindicatos, asociaciones,... que nos permita contactar con esos liderazgos sociales que se han creado en la provincia de Málaga y que nos hagan volver a recuperar la confianza de esos sectores. Evidentemente, necesitamos mejorar resultados electorales, sobre todo en Málaga capital, donde podamos dar el paso para obtener el gobierno, y evidentemente si mejoramos resultados en otros municipios más, que tiene que ser el objetivo, recuperar el gobierno de la Diputación. Estoy convencido de que Málaga necesita un PSOE fuerte para poder llevar a cabo políticas progresistas y de izquierdas que sean útiles a la gente; y seremos útiles si estamos en los gobiernos, si no poca utilidad tendremos. Estos objetivos tenemos que lograrlos con más diálogo, más implicación de la militancia, compartiendo las decisiones y trabajando en equipo», subrayó.

El precandidato manifestó que el mandato de Miguel Ángel Heredia como secretario general tiene «luces y sombras como cualquier gestión» y destacó de él «su incesante trabajo». Sobre el PSOE de Málaga que encontrarán los afiliados y la ciudadanía si es elegido, Ruiz Espejo avanzó: «Tenemos que ser un PSOE unido y fuerte; que sea útil a la ciudadanía; con una interlocución clara con los colectivos progresistas; abierto a la militancia;que mejore la participación y los canales de comunicación de la militancia con sus direcciones provinciales y locales; en permanente diálogo colectivo; con presencia en el territorio y con una alianza clara con los sindicatos. Quiero favorecer desde el primer momento una alianza clara con los representantes de los trabajadores, con los sindicatos, especialmente, con el sindicato hermano de la UGT».

En cuanto a los retos que se marca si es elegido secretario general, lo tiene claro: mejorar los resultados para gobernar el Ayuntamiento de la capital y la Diputación. «Mejorar los resultados electorales pero no por ganar sino porque nosotros creemos que el partido puede ser útil a la sociedad si participa en los gobiernos y es capaz de cambiar y solucionar los problemas que la gente tiene. También tenemos un reto como organización: tener más unidad y fraternidad dentro del PSOE y que esto nos permita afrontar con mayor cohesión estos retos que nos estamos planteando. En este sentido, si soy secretario general la puerta de la sede del PSOE va a estar abierta a todos los militantes desde el primer día y eso debe ser entendido como una apertura hacia la militancia, que es la que recoge el sentir de la calle».

«Proyecto compartido»

Respecto a cómo va a coser un partido fracturado, el precandidato sostuvo que el suyo es: «Un proyecto compartido, colectivo, que trabajará en favor de la unidad con diálogo con la militancia favoreciendo que ese diálogo llegue a acuerdos para mejorar las relaciones dentro del partido y hacerlo de manera fraternal y que haya una integración de verdad de todas la personas que quieran trabajar en un proyecto de futuro; hay que mirar al futuro no al pasado, hay que superar cualquier tipo de diferencias y cualquier tipo de cuestión de tipo personal».

Sobre sus contrincantes, José Luis Ruiz Espejo manifestó su «máximo respeto y consideración» hacia Soraya García Mesa, alcaldesa de Benaoján y que anunció su precandidatura el pasado domingo. «Es legítimo que cualquier militante del PSOE pueda dar el paso para liderar el partido, es un derecho de la militancia. He trabajado con Soraya y más allá del respeto y consideración como candidata, le tengo cariño y aprecio. Este proceso debe ser un debate de ideas y reflexiones y, por mi parte, no va a haber ningún tipo de consideraciones que entren en lo personal».

Ruiz Espejo dijo no saber si los sanchistas de la provincia van a presentar o no un candidato a la secretaría general, pero sí quiso dejar claro que es el momento «de superar las etiquetas y si da el paso algún otro candidato será un socialista, que legítimamente quiera representar a los socialistas de Málaga».

El delegado de la Junta en Málaga explicó que ha hablado en estos días con Susana Díaz, presidenta del gobierno autonómico y líder regional del PSOE, para transmitirle su intención de presentar la candidatura y que la sevillana le respondió que «respetaba mi decisión». Asimismo, avanzó su intención de hablar con los históricos del partido –la vieja guardia– : «La experiencia del partido hay que tenerla en cuenta y quiero recabar su opinión. Respestaré su opinión y que apoyen a quien consideren».

Preguntado sobre la opinión que le merece la labor de Pedro Sánchez como secretario general federal, Ruiz Espejo fue diplomático y se limitó a decir que acaba de comenzar su mandato y manifestó su «total respeto a las direcciones federal y regional» del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos