Mejoran las perspectivas económicas de Málaga, que crecerá un 3,3% este año

Mejoran las perspectivas económicas de Málaga, que crecerá un 3,3% este año

La provincia sigue a la cabeza de Andalucía en aumento del PIB graciasal empuje del sector inmobiliario y de la demanda, tanto interna como externa

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

La economía malagueña crecerá más de lo previsto este año. En sólo tres meses –los que transcurrieron desde junio hasta septiembre–, Analistas Económicos de Andalucía (AEA) ha decidido revisar dos décimas al alza el pronóstico de aumento del Producto Interior Bruto (PIB) de la provincia, desde el 3,1% hasta el 3,3%. Junto a Granada, Málaga sigue a la cabeza de Andalucía en crecimiento económico. El incremento medio de la producción en el conjunto de la región será del 3%, en línea con la media nacional. El empleo, por su parte, crecerá un 3,4%, medio punto más de lo estimado en junio (esta es la previsión regional, ya que AEA no distingue por provincias en sus pronósticos sobre mercado laboral).

El buen comportamiento de la demanda (tanto la interna como la externa) y el empuje del sector inmobiliario explican este optimismo de los analistas. «No es que el motor se esté calentando, es que está caliente», afirmó ayer el consejero delegado de AEA, Francisco García Navas. Todos los indicadores de Málaga recogidos en su último informe son positivos en mayor o menor medida. Especialmente llamativo resulta el crecimiento de las exportaciones hasta el mes de julio, del 18%, un «fuerte ritmo» no esperado que ha sido una de las principales razones por las que se ha revisado al alza el PIB previsto para 2017, según explicaba la coordinadora de informes de AEA, Felisa Becerra. Otros indicadores de demanda, como la matriculación de vehículos, también muestran un fuerte repunte: crece un 8,4% la de turismos y un 15,4% la de vehículos de carga.

Capítulo aparte merece la demanda de vivienda. El número de compraventas se situó en 17.757 hasta julio, cifra que representa más de un tercio de las realizadas en el conjunto regional y un avance interanual del 12,4%. También las hipotecas han experimentado una trayectoria creciente, aumentando entre enero y julio un 10%, tanto en número como en importe. El valor tasado de la vivienda libre crece al 3% interanual, situándose en el segundo trimestre en 1.611,5 euros por metros cuadrado, el más elevado de la región.

En cambio, el turismo muestra «algunos síntomas de estancamiento» en Málaga, según el último informe, que se apoya en el «discreto» crecimiento del 0,5% en el número de viajeros alojados en establecimientos hoteleros y en la caída del 0,7% de pernoctaciones. Esta evolución se ha debido al retroceso de la demanda nacional, mientras que la extranjera sigue creciendo a buen ritmo. Sin embargo, García Navas restó importancia ayer a este descenso y lo puso en relación con el fuerte auge que viven los apartamentos turísticos (con un 24% más de viajeros alojados entre enero y julio). En su opinión, la industria turística sigue gozando, pues, de buena salud.

El informe de Analistas se hace eco de los buenos resultados de la EPA del segundo trimestre, a la espera de que la semana que viene se publiquen los del tercero. «El mercado laboral malagueño evidencia una trayectoria positiva, mostrando un aumento del empleo del 3,2% interanual en el segundo trimestre, lo que representa 18.400 ocupados más que hace un año», señala el estudio, que destaca especialmente el «intenso avance» observado en la industria, muy superior al resto tanto en términos relativos (30,2%) como absolutos (8.500 ocupados más). La tasa de paro se sitúa en el 21,9%, una de las más bajas de Andalucía).

¿Qué pasará en 2018?

En cuanto a las perspectivas de crecimiento para 2018, Analistas estima un crecimiento del PIB andaluz del 2,7%, tres décimas inferior al previsto para 2017. La construcción será el sector que lidere este avance, con un 3,7%. En cuanto a la demanda, el gasto en consumo podría moderarse, tanto el de los hogares como el de las Administraciones Públicas (hasta el 2,3% y 1,0%, respectivamente), en tanto que la inversión podría repuntar hasta el 3,5%. Asimismo, los economistas de Unicaja creen que la creación de empleo se ralentizará en el conjunto de la región, creciendo el número de ocupados un 2,5% respecto al promedio de 2017, con aumentos superiores al 3% en la industria y la construcción, en tanto que la población activa mostraría un ligero descenso (-0,3%). De este modo, el desempleo se reduciría en un 8% en Andalucía el año que viene. Esta previsión se ha realizado sin tener en cuenta los posibles efectos del conflicto catalán, según reconocieron los portavoces de AEA. Preguntado por esta cuestión, García Navas se mostró «optimista» porque la economía «tiene sus propias leyes» y recordó que recientemente varios organismos internacionales han revisado sus previsiones de crecimiento para España.

Fotos

Vídeos