Rafael Fuentes: «No somos críticos, somos coherentes»

Rafael Fuentes, en una fotografía tomada el martes en la calle Alcazabilla.
Rafael Fuentes, en una fotografía tomada el martes en la calle Alcazabilla. / Salvador Salas

El precandidato a la secretaría general del PSOE en Málaga insiste en que el mejor modelo es el que surgió tras la victoria de Pedro Sánchez y que lo «lógico» es importarlo a la provincia

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Rafael Fuentes (Málaga, 1964) habla en plural cuando se refiere a su precandidatura para liderar a los socialistas malagueños. Insiste en que él sólo representa al «grupo» y que la iniciativa parte de una «mayoría de militantes» que quieren recuperar las siglas para la provincia. La estrategia de los defensores del ‘sanchismo’ es clara: importar a Málaga el cambio de modelo que representó el triunfo de Pedro Sánchez en el último congreso federal. Y eso –advierte Fuentes– no es «ser crítico, sino coherente».

¿Cómo afronta el proceso?

–Muy ilusionado. La militancia que representamos está ilusionada, hemos tenido apoyo en todas las comarcas y casi todos los municipios y estamos contentos y convencidos de que vamos a lograr los avales y a ganar las primarias.

Ha sido el último en incorporarse a la carrera, ¿en qué momento decidió dar el paso?

–La decisión no la tomo yo, sino el grupo. Esto no es una candidatura de Rafa Fuentes, sino de un grupo de compañeros que desde hace tiempo trabajamos juntos y que desde octubre pensamos que teníamos que hacer algo para que el modelo del socialismo a nivel federal cambiaba. Lo conseguimos porque pensamos que el mejor modelo era el que presentaba Pedro Sánchez y ahora lo que queremos es implantarlo en la provincia.

«Lo importante es que haya una integración de todas las sensibilidades en la nueva dirección; gane quien gane»

De parte de los ‘sanchistas’ se esperaba a Ignacio López, que a última hora decidió retirarse. ¿Cómo se gestó el cambio de candidato?

–Nacho, por cuestiones personales, quiso dar un paso atrás y eso hay que respetarlo. El grupo decidió entonces que íbamos a seguir para adelante; nos reunimos el jueves pasado y decidimos por unanimidad que la persona podría ser yo. Pero siempre entendiendo que esto no es un modelo personal, sino colectivo.

Entrando en su programa, ¿cuál es el modelo que propone para el socialismo de la provincia?

–Nosotros lo que vemos es un distanciamiento de la dirección del partido con la militancia y la sociedad. Y el modelo debe ser al revés: de abajo a arriba, debe estar basado en la militancia y los simpatizantes. Un proyecto basado en la presencia continua en el tejido de la provincia porque así sabremos responder mejor a las necesidades de los malagueños. Lo que no queremos es un partido en el que las decisiones se tomen entre varias personas o incluso entre una ejecutiva, queremos un partido en el que las propuestas se hagan desde la militancia y ya por supuesto después una dirección decidirá.

¿Eso es lo que ha visto en su partido hasta ahora? ¿A unos pocos decidiendo sobre el resto?

–Sí, la verdad es que creo que era lo que estaba pasando a nivel provincial. La militancia no se enteraba de nada, y nosotros queremos todo lo contrario. No podemos actuar de espaldas a ellos, sino de la mano.

Será consciente de que en el caso de ganar se encontrará con un partido bastante fragmentado...

–No. Rotundamente no.

Pues es lo que se percibe...

–Sí, pero nosotros estamos convencidos de que si ganan José Luis (Ruiz Espejo) o Soraya (García Mesa), que además de compañeros son amigos, nosotros desde el día después vamos a estar con ellos. Lo más importante es la unión del partido: las tres candidaturas somos socialistas, progresistas y de izquierda; lo único que nos separa es la manera de conseguir esos objetivos. Nosotros estaremos con quien gane, y estoy convencido de que si nosotros ganamos José Luis y Soraya también lo estarán. Si me permite añadirlo, creemos que lo más importante es que haya una integración de todas las sensibilidades en la nueva dirección, gane quien gane.

«El modelo tiene que ser al revés: de abajo a arriba; basado en la militancia»

¿Si usted gana como candidato ‘sanchista’ tampoco habrá tensiones con el liderazgo de Susana Díaz?

–Nosotros tenemos un secretario general federal que se llama Pedro Sánchez y una secretaria general andaluza que se llama Susana Díaz que se enfrentaron en las primarias, pero nosotros vamos a ser absolutamente leales a ambos. Insisto en que si ganamos iremos a la integración, a la militancia.

Pero usted criticó que no hubiera integración de los sanchistas por parte de Susana Díaz...

–Sí, es cierto que no hubo integración. Pero nosotros sí la haremos.

¿Ha hablado con Susana?

–He mandado mensajes a mis tres secretarios generales, Miguel Ángel Heredia, Susana Díaz y Pedro Sánchez, y creo que han hecho lo correcto: una absoluta objetividad y no optar por ningún candidato. Eso es lo que hay que hacer, y además así lo recogen los estatutos.

¿Habla habitualmente con Pedro Sánchez?

–Mi relación con él es correcta; tampoco hablamos todos los días. El referente nuestro a nivel federal es Nacho López y así seguirá siendo: él es el que tiene el contacto y nosotros ahí no vamos a interferir.

¿Cuál sería su primera decisión si ganara las primarias?

–Convocar a las agrupaciones y a la militancia para que propongan cuál es el mecanismo a seguir para volver a ser ese partido abierto a la sociedad.

¿No cree que el hecho de que haya dos candidaturas que se consideran ‘críticas’ (la de Soraya y la suya) resta posibilidades a este movimiento alternativo?

–Es que nosotros no somos una candidatura crítica. Entiendo que desde fuera se considere así, pero nosotros no nos vemos de esa manera. Somos la candidatura de la provincia de Málaga que quisimos cambiar el partido a nivel federal, que apoyamos al secretario general que ahora es el de todos los socialistas y cuyas propuestas fueron las que se aprobaron en el 39 congreso federal. Eso que se aprobó a nivel global queremos que se aplique también a la provincia de Málaga: por eso no somos críticos, sino más bien coherentes. Y la reflexión es que si los que trabajamos para ese cambio de modelo fuimos nosotros, quién mejor que nosotros para aplicar eso ahora en la provincia.

¿Está en disposición de confirmar que conseguirá los 1.300 avales?

–Estamos absolutamente convencidos de que sí.

Con Pedro Sánchez hubo ‘sorpaso’, al menos desde la visión que se tenía desde Andalucía. ¿Lo espera usted?

–Eso es lo que nos transmite la militancia. Lo que está claro es que los compañeros que apostaron por nuestro modelo de cambio fueron muchísimos más en los votos que en los avales. Por otra parte, que se nos exija un 20% de avales es ir en contra de lo que nosotros defendemos, que es la democracia y la participación en todos los órganos del partido.

Como exportavoz del PSOE en el Ayuntamiento supongo que considerará que ganar la alcaldía es casi el principio de todo...

–Sí. Tenemos dos prioridades importantes: una es recuperar la alcaldía y otra gobernar la Diputación.

¿Cómo ve al grupo municipal? ¿No cree que la falta de un liderazgo claro ha podido afectar también al partido en la capital?

–Yo creo que no; yo creo que al partido lo que le hace falta es la movilización de la militancia. Las bases quieren que se cuente con ellas.

¿Qué espera del comité provincial del día 2?

–Espero que se presente el calendario tal y como está establecido, espero una objetividad por parte de la ejecutiva con las tres candidaturas y sobre todo espero fraternidad. Que cada grupo explique sus propuestas y que la militancia decida.

Fotos

Vídeos