«Quisiera tenerte cada minuto de mi vida... Eres la chica perfecta»

La carta iba dirigida a una menor de 15 años y su remitente era supuestamente un vecino, mayor de edad, que decía haberse enamorado de ella

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Todo empezó con dos ramos de flores a domicilio y una carta en el buzón. «[...] Quisiera poder tenerte cada minuto de mi vida, cuidarte, protegerte, hacerte sentir que eres la persona que me pierde... Eres la chica perfecta». La carta iba dirigida a una menor de 15 años y su remitente era supuestamente un vecino, mayor de edad, que decía haberse enamorado de ella. En la misiva, él le facilitaba una dirección de e-mail para continuar con la correspondencia y «conocerse mejor», según el escrito de acusación de la Fiscalía de Málaga, que pedía para él una pena de un año de multa a razón de una cuota diaria de 10 euros (3.600 euros) por un delito de acoso digital.

Y es que, aunque ella nunca respondió al correo y sus padres informaron al acusado de que no quería saber nada de él, siguió insistiendo y llamó a la madre de la adolescente para decirle que «le gustaba mucho» su hija, que era muy guapa, que se la veía «muy madura» y «quería mantener una amistad con ella». Ese supuesto acoso cesó durante un tiempo, pero –según el escrito acusatorio– volvió a producirse a partir de julio de 2016. El acusado contactó de nuevo con la familia de la menor, les dijo que no podía olvidarla y que tenía que hablar con ella porque «estaba muy enamorado». Aunque tanto la adolescente como sus padres le reiteraron que no quería relacionarse con él, «el acusado acudió al domicilio de la menor y reiteró que tenía que verla a solas», según el fiscal. Incluso, tras la denuncia, continuó llamando a sus padres manifestando que «ellos en realidad quieren estar juntos». Esa actitud ha provocado «gran miedo y malestar en la menor», por lo que el fiscal pide para él una orden de alejamiento de 500 metros durante tres años.

Viene de...

Fotos

Vídeos